/** cambiar tamaņo de fuente **/

 
 
 
 
Cargando... espere un momento por favor...
Miguel de la Madrid Hurtado
Cambio de rumbo
ANTONIO RIVA PALACIO
Marzo de 2009.
Grande Normal Chico

Compartí con Miguel González Avelar en nuestro carácter de Senadores de la Republica, la Coordinación del Grupo Parlamentario del PRI, durante la LII y LIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, debiendo apuntarse que en esa época el Senado se componía en su totalidad por miembros del PRI.

La primera impresión que el Senado conoció de las preocupaciones del presidente de la Madrid, fue la relativa al establecimiento de un sistema de planeación económica democrática y participativa, a cuyo efecto promovió las reformas de los artículos 25 y 26 de la Constitución general de la República y la adecuación del articulo 16 Constitucional.

Como consecuencia de lo anterior, presentó para el análisis y la opinión del Honorable Senado, su proyecto de plan de desarrollo y nos permitió ver la amplitud de miras y lo ambicioso de su Programa Nacional de Gobierno, habiendo el Senado emitido una opinión aprobatoria del plan, pero con una serie de consideraciones complementarias y pertinentes.

Otro tema que ocupó la atención del C. Presidente Miguel de la Madrid, fue el relativo al municipio libre y al efecto, promovió una reforma municipalista impulsando la modificación de los artículos 115 y 116 Constitucionales llevando a cabo la reordenación de los municipios y estableciendo el sistema de representación proporcional para los cabildos así como estructurando por separado la regulación de los estados de la Federación.

Esta iniciativa suscitó amplios debates que en su oportunidad fueron conocidos y discutidos por la opinión pública.

Con el propósito de avanzar en proyecto democratizador del país, promovió un Código Federal de Instituciones políticas y procesos electorales, que reformaba la ley conocida como LFOPE, recogiendo las experiencias de su aplicación en la práctica.

Un debate por demás interesante que se dio en el Senado, tuvo su origen en el propósito del presidente de la Madrid y en su interés que ingresáramos como una Nación al acuerdo general de aranceles y comercios (GAT), aquí cabe hacer notar que con el profundo sentido nacionalista, aceptó la sugestión de que expresamente se excluyera de la materia del acuerdo al que nos suscribíamos la

reserva de la propiedad exclusiva del Estado Mexicano sobre los hidrocarburos. Trascendió su preocupación por mejorar el sistema de justicia penal, mediante la propuesta de una amplia Reforma a la legislación de la materia, lo que implicó un avance importante en este ámbito.

Pero quizá lo más importante de la relación entre poderes fue el respeto y la cordialidad con que C. Presidente de la Madrid, trató al cuerpo Senatorial, quien, por decir lo menos, estaba compuesto por una pléyade de ilustres mexicanos, cuyos antecedentes e historia social o política era notable.

Como ejemplo de lo anterior, había que anotar su respeto del resultado de la consulta ciudadana llevada a cabo en todos y cada uno de los Estados del País, respecto de la integración y composición del Senado, opinión que se generalizó en que la composición se mantuviera en la representación paritaria de las entidades federativas.

En algunos foros estatales hubo hasta fuertes llamadas de atención, pugnando por la conservación del purismo del pacto federal, el C. Presidente de la Madrid, aceptó el resultado no obstante la idea, que ya avanzaba, de abrir este cuerpo cameral a la representación minoritaria, todos los senadores en su conjunto sintieron y disfrutamos del trato cordial y respetuoso que nos otorgó el titular el poder ejecutivo 1982-1988 dentro del principio de Autonomía resultado de la división de poderes.