/** cambiar tamaņo de fuente **/

 
 
 
 
Cargando... espere un momento por favor...
Miguel de la Madrid Hurtado
Cambio de rumbo
PEDRO OJEDA PAULLADA.
Marzo de 2009.
Grande Normal Chico

Los lineamientos e instrucciones que se siguieron en las actividades pesqueras, están contenidos en el Programa Nacional de Pesca y Recursos del Mar.

Expreso, en primer término, que en virtud de la cercanía y unión de propósitos y actividades que con el Presidente de la Madrid habíamos realizado durante muchos años como compañeros de Gabinete, conocíamos profundamente la problemática nacional, ya que en mi condición de Secretario del Trabajo y Previsión Social, cargo que desempeñé desde diciembre de 1976 al 14 de octubre de 1981, ambos éramos miembros del Gabinete Económico y el Lic. Carlos Salinas de Gortari era Secretario Técnico del mismo.

Así mismo, en el periodo de octubre de 1981 al 30 de noviembre de 1982, fungí como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, conociendo ampliamente la campaña del candidato a la presidencia de la República, así como los trabajos que realizamos en el Instituto de Estudios Políticos Económicos Sociales (IEPES) que integró detalladamente un Programa definiendo las metas a lograr en el periodo 1982-88.

Por lo anterior, desde el primer día de su mandato conocíamos la problemática de la pesca y lo que se proponía realizar durante el sexenio que fue ordenado en el Programa antes referido.

Desde luego la primera responsabilidad del ramo era incrementar sostenidamente la explotación de ese recurso renovable para su mejor aprovechamiento como actividad estratégica y prioritaria de la vida nacional, así como resolver los aspectos sociales y redistributivos del desarrollo, generar empleos, elevar la productividad y la eficiencia. Durante el sexenio se avanzó cuantitativa y cualitativamente con el propósito de fortalecer el Estado de Derecho, la organización social para el trabajo, estimular la participación del sector privado y reforzar la coordinación y complementariedad de los actos de gobierno.

Fue muy ardua la lucha diaria para afrontar y superar los grandes retos de la administración en el sexenio, por la grave crisis económica que sufrió nuestro país al igual que otros países del mundo, lo que podemos resumir en lo que expresó el Señor Presidente en su Sexto Informe, el 1o. de septiembre de 1988, como sigue:

"Con el esfuerzo conjunto de todos los sectores, en los seis años de mi administración, se alcanzó una producción pesquera estimada alrededor de 7 millones 800 mil toneladas, que permitió a nuestro país ubicarse como la décima potencia pesquera más importante del mundo. La producción pesquera creció en los últimos cinco años a una tasa promedio anual del 8%".

Las acciones del gobierno se orientaron al cabal cumplimiento de la estrategia económica y social de recuperar la capacidad de crecimiento y elevar la calidad del desarrollo con la reordenación económica, y realizar un cambio estructural

El cooperativismo pesquero se consolidó durante esa administración al adquirir en propiedad los bienes que su actividad requirió, al elevar su capacitación e incrementar su eficiencia productiva. Se fomentó la participación de la empresa privada en las actividades de captura, procesamiento y venta de los productos pesqueros.

Se transfirieron a gobiernos de 14 Estados de la República centros de recepción, plantas procesadoras, fábricas de hielo, piscifactorías e infraestructura básica para beneficiar a los pescadores de un amplio número de municipios, descentralizando a los gobiernos locales un sin número de atribuciones y funciones para facilitar el desenvolvimiento del Sector Pesquero.

El orden jurídico que regula la pesca fue renovado. La ley Federal de Pesca vigente a partir del 25 de enero de 1987 y su reglamento publicado en el Diario Oficial de la Federación el 8 de Enero de 1988, incorporaron y actualizaron principios de justicia distributiva al establecer derechos a favor de cooperativistas, ejidatarios y comuneros, y preservar a favor de los particulares y sociedades mercantiles derechos suficientes para su participación en el aprovechamiento racional de los recursos pesqueros.

La administración de los recursos pesqueros quedó consolidada con los acuerdos para la regulación de las 17 principales pesquerías del país, con las investigaciones del Instituto Nacional de la Pesca, por lo que se cumplieron los objetivos del Programa Nacional de Pesca y Recursos del Mar, al lograrse la combinación integral y equilibrada de los diversos sectores, elementos, intereses, necesidades y prioridades que en él inciden, partiendo del propósito de incrementar y racionalizar la explotación de los recursos, afianzar la soberanía nacional sobre el mar territorial, la Zona Económica Exclusiva, la plataforma continental y las aguas interiores, y afirmar la conciencia marítima del mexicano.

El Sector Paraestatal Pesquero fue objeto de un serio programa de reestructuración para una mejor organización y operación de cada una de las empresas, desincorporando la mayor parte de las mismas, para ser operadas por los Sectores Social o Privado, según el caso.

Una muestra determinante del interés del Presidente de La Madrid en materia pesquera fue disponer en el primer mes de su gobierno la suscripción de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) consecuente con el mandato constitucional que se incorporó en 1976 a nuestra Carta Magna, que integró a la soberanía nacional la Zona Económica Exclusiva de 200 millas, y para pugnar por el aprovechamiento óptimo y la conservación de los productos pesqueros de la misma.

Con el objeto de lograr el pleno reconocimiento de nuestros derechos en la Zona Económica Exclusiva se trabajó intensamente a nivel internacional desde el inicio del sexenio, logrando que en la Conferencia Mundial sobre Ordenación y Desarrollo Pesquero convocada por la FAO en 1984, la presidiera México y en dicha Conferencia 147 países aprobaron la "Carta Mundial de la Pesca" en la que aceptaron las iniciativas promovidas por nuestro país que se tradujeron en el diseño y concertación de una estrategia internacional y cinco programas de acción para coadyuvar a la planificación, ordenación y desarrollo de la actividad pesquera, al estímulo de las pesquerías en pequeña escala, al impulso de la acuacultura y a dar eficiencia a las bases del comercio internacional y nacional de esos productos.

Promovimos también la constitución de la Organización Latinoamericana de Desarrollo Pesquero (OLDEPESCA) la cual dio inicio a sus actividades conforme al acta constitutiva aprobada en noviembre de 1984, habiendo sido electo como Presidente el Secretario de Pesca de México, para el primer periodo de gestión. También se participó presidiendo los Organismos Especializados de la FAO en materia pesquera como son la Comisión para el Atlántico Centro Occidental (COPACO) y el Comité Regional de Pesca Continental (COPESCAL) también presididos por nuestro País.

Finalmente, en lo nacional e internacional se cumplieron los lineamientos y objetivos marcados por el Señor Presidente de la República, al lograr una reordenación y estructuración del Sector Pesquero, así como el pleno reconocimiento de los derechos de nuestro país en la materia.