/** cambiar tamaņo de fuente **/

 
 
 
 
Cargando... espere un momento por favor...
Miguel de la Madrid Hurtado
Cambio de rumbo
GABINO FRAGA
Marzo de 2009.
Grande Normal Chico

En el último tramo de su administración, fui designado por el Presidente Miguel de la Madrid Secretario de la SEDUE, a la que él denominaba Secretaria de Vivienda, Desarrollo Urbano y Ecología, en virtud de la importancia que le daba a la vivienda, por ser un factor esencial de bienestar social y estabilidad social así como un importante detonador para el desarrollo económico.

Las principales acciones de gobierno en materia de vivienda fueron las siguientes: Se elevó a nivel constitucional el derecho social de las familias mexicanas de contar con una vivienda digna y decorosa; se realizaron modificaciones a leyes agrarias, de bienes nacionales y la de asentamientos humanos; se fortalecieron los organismos públicos de vivienda. En el caso del INFONAVIT, por instrucciones del Presidente, se gestionó con el sector obrero-patronal, fundamentalmente con Don Fidel Velázquez, el cambio de su esquema financiero, respecto al cobro de intereses los que estaban fijados a un 4% anual, lo que en épocas de alta inflación representaba una severa descapitalización, en su lugar se estableció que la amortización mensual sería no mayor del 20% del salario devengado. Significativo fue aumentar el encaje legal de los recursos bancarios del 3% al 6%, esto junto con una serie de estímulos fiscales promovió una participación más intensa del sector privado.

La importancia que el Presidente dio a la vivienda, trajo consigo que en el periodo 1983-1988 la construcción de más de 950 mil viviendas terminadas y más de 550 mil acciones de otro tipo, como los lotes con servicio, vivienda progresiva, etc.

Resulta interesante recordar, el hecho de que el 18 de septiembre de 1985, (en la tarde-noche) me tocó como subsecretario de vivienda presentar en "Los Pinos", el programa de vivienda históricamente más ambicioso que el Presidente de la Madrid realizaría el resto de su sexenio. Es verdaderamente irónico y trágico que unas horas después el Distrito Federal y otras zonas del país se vieron convulsionadas por los graves sismos. Todo era destrucción y muerte, más de 100 mil familias quedaron sin techo. La problemática representó un verdadero reto para la acción gubernamental y para la solidaridad social; ambas se mostraron plenamente, lo que ayudó a mitigar parte de las heridas del siniestro; había que incorporar a las familias a alberges y posteriormente a viviendas nuevas o reconstruidas; se tenía que canalizar la presión que ejercieron los diferentes grupos urbanos que nacieron a raíz del sismo (algunos de ellos sobrevivieron como organizaciones políticas en torno al PRD).

Con motivo de la crisis económica y de los sismos, se gestionó un pacto con proveedores (54 ramas industriales) y desarrolladores de vivienda para abaratar costos y así mejorar el precio final de las habitaciones. Lo anterior fue un antecedente del "Pacto de Solidaridad Económica" de 1988.

En fin, el énfasis que el Presidente de la Madrid dio a la reconstrucción y a los programas institucionales, trajo como resultado que en una época crítica de la economía, se hayan alcanzado logros sin precedentes y se perfilaran las bases para que las futuras administraciones mantuvieran a la vivienda como un factor de gran importancia en el desarrollo económico y estabilidad social del país.

El Programa Nacional de Desarrollo Urbano 1982-1988 tuvo como prioridad el impulso de las ciudades medias, en un proceso tendiente a alcanzar un desarrollo urbano más equilibrado, ordenar los centros de población, atender las necesidades de suelo, infraestructura y equipamiento. Se identificó e impulsó el desarrollo conjuntamente con los gobiernos estatales de 66 ciudades con un rango mayor de 250 mil habitantes; se integraron reservas territoriales por más de 17 mil hectáreas y se generalizó la integración de los Planes de Desarrollo Urbano, se atendieron en forma integral 35 ciudades en materia de agua potable y alcantarillado.

Se realizaron acciones para el mejor aprovechamiento del inmobiliario federal (182 mil inmuebles); se efectuaron obras en más de 300 edificios para poner en valor el patrimonio histórico en templos y edificios históricos; en las zonas federales se instrumentaron programas para su sana explotación; se concentraron oficinas de múltiples dependencias públicas.

Los resultados de estas políticas implicaron una reducción en las tasas de crecimiento de las áreas metropolitanas: el Distrito Federal con 2.7%, Guadalajara con 2.1% y Monterrey con 2.4%, mientras que la mayor parte de las Ciudades medias incrementaron su tasa de crecimiento al 3%.

Fue preocupación del Presidente de la Madrid, la ecología y el medio ambiente, ya que para principios de la década de los 80's alcanzaron niveles de alta degradación; el abastecimiento y tratamiento de aguas era a todas luces insuficiente. La sociedad reclamaba cada vez con más estridencia, soluciones a estas deficiencias. La concentración de funciones en la SEDUE permitió ir dando solución a muchos de estos problemas, fue por ello, que se procedió a iniciar la modernización de la gestión ambiental y ecológica. Se realizaron múltiples acciones en materia de agua y su tratamiento, asimismo, se empezó a medir el aire en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, a través de un red de monitoreo automático, que de acuerdo con autoridades internacionales su funcionamiento era impecable, por lo que pronto se extendió dicho sistema de medición a otras ciudades, y en esta forma fue posible diseñar medidas para abatir la enorme contaminación. A la fecha diversos autores destacan que el abatimiento significativo de la contaminación del aire en la Ciudad de México y su zona metropolitana se debe a medidas tomadas en el sexenio de referencia.

Resulta de transcendencia mencionar que, durante ese gobierno se dio un hecho histórico al haberse aprobado por unanimidad la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, Ley que modernizó el cuerpo regulatorio y junto con sus principales reglamentos y decenas de normas técnicas, fue la columna vertebral de la gestión ambiental hasta hoy en día.

Una de las últimas disposiciones del Presidente, después de algunos años de espera previa a una alta inversión y con todas las seguridades de todo tipo, me ordenó ponerme de acuerdo con el ingeniero Fernando Iriart, Secretario de la SEMIP, para desbloquear las fuertes resistencias de los ecologistas a fin de proceder a la apertura y operación de la planta nuclear "Laguna Verde". Hoy en día sigue funcionando sin ningún problema y representa el 5% del consumo eléctrico del país.