Presentación

 

En nuestra memoria sexenal el tiempo de las campañas presidenciales tiene una densidad diferente. Es el momento de la permisividad política: en él afloran actitudes, acciones y demandas subyacentes, se prueban ideas y capacidad de persuasión, se forman alianzas y reconstruyen consensos. Para los participantes en las campañas se trata de un tiempo vertiginoso en el que el éxito o fracaso de las ideas, los mecanismos o las personas es casi inmediato. Es, para todos, un tiempo de expectación, de apertura.

Esta Crónica de la campaña electoral de Miguel de la Madrid rescata la forma en que -a través de sus ideas- fue surgiendo la figura pública del candidato del PRI a la presidencia de la República para el período 1982-1988. Asimismo, describe la estructura, los procesos organizativos y las formas de relación social del Partido Revolucionario Institucional en esa campaña. Al hacerlo, descubre la relación entre candidato y partido: el primero actualiza el ideario y los métodos operativos del partido, lo que es esperado por sus cuadros como una oxigenación refrescante, en tanto el partido aporta la vastedad y solidez de su organización territorial y sectorial, que el candidato reconoce como sustento de su poder y ante la cual se compromete.

Para escribir esta crónica hemos empleado el copioso material publicado en libros y folletos a lo largo de la campaña, en el que se reproducen los discursos y las ponencias presentados en actos políticos y reuniones de trabajo. La prensa nacional fue, igualmente, una fuente abundante de información. Destaca por su importancia la generosa orientación que recibimos de personas que participaron directamente en la organización y el desarrollo de la campaña; sin esta ayuda hubiera sido mucho más difícil la ordenación del material disponible.

Sin embargo, la naturaleza particular de una campaña electoral, así como el hecho de que -a diferencia del resto de los volúmenes de esta serie- esta crónica no fue escrita sobre la marcha, nos llevó a utilizar una metodología diferente de la que ha caracterizado a Las razones y las obras. Esto significa que este libro no está compuesto por unidades autocontenidas. Sólo de su lectura integral podrá obtenerse el sentido de la campaña electoral de Miguel de la Madrid. Sin embargo, al igual que en los otros tomos, hemos utilizado la fotografía como un lenguaje paralelo, intercalando, con ese mismo sentido, selecciones de la llamada "nota de color" publicada en la prensa. Con ella queremos dar a conocer el ambiente que caracterizó a la campaña, así como recoger el testimonio de quienes la vivieron y fueron sus cronistas. Los títulos de estas notas son nuestros.

Desarrollada entre octubre de 1981 y junio de 1982, la campaña de Miguel de la Madrid coincidió con el final de un período de auge. La conciencia de que se avecinaban tiempos difíciles penetraba lentamente entre la población. Los sentimientos de incertidumbre se mezclaban con un optimismo terco, producto de cuarenta años de crecimiento económico. Por ello, la campaña logró generar expectativas positivas tanto de continuidad como de cambio. En ese contexto, los pronunciamientos del candidato se fueron volviendo más autónomos, al recoger las demandas de la sociedad y articularlas en una sólida armazón ideológica. El pivote de sus propuestas se encuentra en el reconocimiento de que son precisamente las circunstancias de crisis las que hacen posible el cambio. Ese fue su reto y su compromiso.

México, D.F., marzo de 1988

Alejandra Lajous

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Crónicas de la campaña ::.