La consulta popular


Sería imposible intentar, en la extensión y sentido de este libro, hacer un resumen del contenido de la consulta popular. Puede decirse que en ese proceso se trataron todos los temas del desarrollo nacional. Entre octubre de 1981 y mayo de 1982, a través del PRI se generó un material enciclopédico sobre el país, en el que se encuentran lo mismo la percepción y las demandas de una ama de casa, un obrero o un campesino, que los resultados de experiencias acumuladas por funcionarios públicos, o de investigaciones de especialistas sobre los más variados asuntos. Del contenido de la consulta popular quedan múltiples testimonios, en forma de libros y revistas, así como material documental que se encuentra a disposición del público. Para entender la campaña presidencial 1981-1982 del PRI, sin embargo, sí resulta importante conocer la mecánica de la consulta, tanto en su aspecto formal en las reuniones de análisis, como en los contactos del candidato Miguel de la Madrid con diversos grupos sociales.

Reuniones de consulta popular

Las reuniones formales para la consulta popular fueron organizadas básicamente por el IEPES: reuniones nacionales para la planeación, reuniones estatales para la planeación, reuniones para el fortalecimiento municipal, foros campesinos, reuniones de síntesis en el Distrito Federal, y reuniones de trabajo del Consejo Consultivo del IEPES; en conexión con el IEPES, las giras de prioridades nacionales fueron organizadas por una coordinación especial, a cuyo cargo estuvo Francisco Rojas Gutiérrez, a la vez secretario de Finanzas del CEN del PRI.

Después de la gira a Chiapas, que fue la primera de enero de 1982, todas las reuniones de consulta popular se caracterizaron por la vinculación de los asuntos tratados, con las siete tesis propuestas por De la Madrid. De este modo, los siete criterios del candidato le dieron un nuevo orden a la consulta popular. Por otro lado, desde marzo participaron en todo este proceso los candidatos a senadores y a diputados federales por el PRI.

Con excepción de las giras de prioridades nacionales y las de síntesis en el Distrito Federal, desde noviembre las demás reuniones de análisis de la consulta popular fueron antecedidas por reuniones preparatorias. El mecanismo para lograr en ellas una participación lo más amplia posible fue la publicación de convocatorias en los principales periódicos, en las que se invitaba a la comunidad a manifestarse sobre las problemáticas específicas a tratar en cada reunión de consulta popular. Durante estas reuniones se detectaron y sistematizaron las necesidades, demandas y proposiciones de la población en torno a cada asunto analizado. Así, miembros del PRI, funcionarios públicos, expertos y personas interesadas en manifestar sus puntos de vista participaron en las reuniones preparatorias, que por lo común se efectuaron en distintas ciudades de estados que compartían la problemática a tratar en cada reunión. En las reuniones principales, a las que asistía el candidato a la Presidencia de la República, se presentaban los aspectos más relevantes expuestos en las preparatorias. Posteriormente se hicieron otras reuniones de seguimiento, sobre los mismos temas. De este modo, gracias a las reuniones preparatorias y de seguimiento, la tarea colectiva de reflexión sobre la situación del país en la campaña por la Presidencia de la República se extendió más allá del ámbito en el que se movía el candidato del PRI a ese cargo. En 1982, la participación de los candidatos a diputados y senadores en todo el proceso fue importante, pues la comunidad se percataba de ese modo del conocimiento que tenían sobre los temas que se abordaban en las reuniones.

Como vimos en el segundo capítulo de esta crónica, desde la primera gira estatal de Miguel de la Madrid se llevaron a cabo reuniones nacionales para la planeación, en las que se analizaron temas específicos de interés nacional.

Normalmente, el tema expuesto en cada estado tenía relación estrecha con la problemática local. Por ejemplo, en 1982 se trató en Ciudad del Carmen, Campeche, la relación entre medio ambiente y calidad de la vida; en Cancún, Quintana Roo, el turismo; en Reynosa, Tamaulipas, el comercio exterior; en la ciudad de Oaxaca, las artesanías; en Cuautla, Morelos, la reforma agraria. En total, fueron 38 reuniones nacionales, pues en el Distrito Federal, Veracruz, Tlaxcala y Querétaro se realizaron dos reuniones de este tipo y tres en el Estado de México. Estas reuniones fueron antecedidas por preparatorias a partir de la cuarta, que trató sobre la vivienda. Desde ese momento todas tuvieron por lo menos una reunión preparatoria; la que más tuvo, 18, fue la de salud y seguridad social. Las reuniones estatales para la planeación, fueron coordinadas por los CEPES y el IEPES. En las sesiones preparatorias de esta modalidad de la consulta popular se trataban toda clase de asuntos concernientes a cada estado, lo cual se sistematizaba y sintetizaba en la reunión central, con la presencia del candidato. El número de preparatorias variaba según la entidad federativa, por ejemplo, en Chiapas fueron siete, en Oaxaca diez y en Querétaro llegaron a 18. La mayoría de los ponentes en las reuniones estatales y sus preparatorias eran personas de los estados, particularmente funcionarios de los gobiernos locales. El CEPES del Distrito Federal llevó a cabo ocho reuniones temáticas de síntesis.

Las reuniones de consulta popular para el fortalecimiento municipal se iniciaron en Mexicali, Baja California, el 14 de noviembre y a partir de entonces se efectuó una en cada gira estatal del candidato a la Presidencia de la República, en cabeceras municipales distintas de la capital estatal, excepto en Puebla y Oaxaca. En ellas y en las reuniones preparatorias que las precedieron se logró una amplia participación de munícipes, además de expertos e interesados en el desarrollo municipal. La última de estas reuniones, la de Querétaro, se hizo en San Juan del Río, con el tema globalizador del federalismo.


Otros eventos de consulta popular especializados fueron los foros campesinos, de los que se hizo también uno en cada gira estatal, desde el 4 de diciembre, cuando se realizó el primero en la ciudad de Durango. En ellos se trataba ampliamente la problemática agraria y agropecuaria de cada entidad federativa. Estos foros fueron organizados por el IEPES en colaboración con la Confederación Nacional Campesina, después de haberse detectado la necesidad de una tribuna especial para la reflexión en torno a la situación del campo en cada estado, lo que enriqueció la relación del candidato con el sector campesino.

En cada foro campesino participaron no solamente expertos sino, en buena medida, campesinos y agricultores deseosos de exponer sus puntos de vista, sus críticas y sus demandas. Las fechas y lugares en que se celebraron pueden verse en el cuadro 5.

La modalidad de la consulta popular que más llamó la atención y fue considerada como la más original, pues rompía el esquema de las giras estatales, fue la de giras de prioridades nacionales. La idea de su realización surgió a fines de noviembre, al enfrentarse el IEPES con algunos asuntos difíciles de cubrir en una sola reunión y que eran problemas compartidos por varios estados o regiones. En total, fueron seis giras de prioridades nacionales, efectuadas entre el 8 de diciembre y el 19 de mayo. Cada una se componía de varias reuniones, llevadas a cabo en cuando menos cuatro estados. En total, hubo actos de giras de prioridades nacionales en 19 estados.

La mayor parte de las reuniones de prioridades nacionales fueron al aire libre, y todas se efectuaron en lugares significativos en relación con el tema tratado. Así, por ejemplo, una de las reuniones de la gira sobre la frontera norte se llevó a cabo en Tijuana, en un punto desde el que podía verse a trabajadores indocumentados mexicanos cruzando la frontera hacia Estados Unidos. En general, estas reuniones se realizaban en un ambiente informal, sin estrado, con el candidato, los organizadores, los ponentes y el público sentados en sillas, colocadas en ocasiones en círculo o semicírculo. Se paseaba a cada participante un micrófono de mano. En varias de las sesiones, De la Madrid entablaba un diálogo con los ponentes. Además de los expertos, se consiguió la participación de habitantes de las localidades, que exponían con sencillez sus condiciones y sus puntos de vista sobre el tema tratado. Este ambiente informal recordó a varios observadores el estilo sencillo con el que el presidente Lázaro Cárdenas solía dialogar con el pueblo.


Reuniones nacionales para la planeación

Cuadro 2. Reuniones estatales para la planeación

Estado Fecha
Colima 15 octubre 1981
Jalisco 18
Aguascalientes 26
Zacatecas 31
Nuevo León 8 noviembre
Baja California 12
Sonora 17
Puebla 22
Chihuahua 28
Durango 2 diciembre
Guerrero 15
Michoacán 20
Chiapas 7 enero 1982
Nayarit 19
Sinaloa 28
Baja California Sur 1 febrero
Campeche 11
Tabasco 16
Coahuila 24
Yucatán 7 marzo
Quintana Roo 11
Tamaulipas 20
San Luis Potosí 22
Veracruz 1 abril
Oaxaca 5
Hidalgo 16
Tlaxcala 21
México 25
Morelos 4 mayo
Guanajuato 27
Querétaro 29

Cada reunión de análisis de prioridades nacionales tenía un máximo de siete ponentes, cada uno de los cuales hablaba alrededor de diez o 15 minutos, por lo que las reuniones duraban aproximadamente una hora y media, incluido el diálogo que en ocasiones sostenía el candidato con los expositores. En las reuniones finales o de síntesis De la Madrid hacía un resumen de lo tratado a lo largo de cada gira, señalando las posibles vías de acción con las que se podrían enfrentar los problemas analizados.

La gira de prioridades nacionales que tuvo menos reuniones de análisis fue la dedicada a la agricultura de temporal y la que más tuvo fue la consagrada a la participación social. Además de las reuniones de análisis, las giras sobre el desarrollo en zonas petroleras y sobre agricultura de temporal incluyeron actos políticos. Al término de la primera, De la Madrid recibió el apoyo de los trabajadores petroleros en un mitin masivo celebrado en Cárdenas, Tabasco. Durante la segunda, hubo seis actos políticos con campesinos temporaleros de Guanajuato, Jalisco y el Estado de México. La realización de las giras de prioridades nacionales fue compleja, por lo que se requirió un gran esfuerzo de organización para llevarlas a cabo.

Cuadro 3. Reuniones de síntesis. Consulta popular en el Distrito Federal

Tema Fecha
Transporte público y vialidad 14 enero 1982
Abasto, consumo popular y nutrición 27
Estructura productiva 22 febrero
Educación y cultura 27 marzo
Medio ambiente 30 abril
Salud y seguridad social 7 mayo
Asentamientos humanos 11
Política, gobierno y administración de justicia 21

Cuadro 4.

Reuniones de consulta popular para el fortalecimiento municipal

Tema Fecha
Mexicali, Baja California 14 noviembre 1981
San Luis Río Colorado, Sonora 18
Puebla, Puebla 21
Parral, Chihuahua 1 diciembre
Gómez Palacio, Durango 5
Ciudad Renacimiento, Guerrero 16
Zamora, Michoacán 19
San Cristóbal de las Casas, Chiapas 6 enero 1982
Compostela, Nayarit 17
Mocorito, Sinaloa 30
Loreto, Baja California Sur 2 febrero
Calkiní, Campeche 12
Macuspana, Tabasco 14
Ramos Arizpe, Coahuila 25
Valladolid, Yucatán 8 marzo
Cancún, Quintana Roo 12
Tampico, Tamaulipas 21
Ciudad Valles, San Luis Potosí 25
Tuxpan, Veracruz 30
Oaxaca, Oaxaca 5 abril
Apan, Hidalgo 16
Villa Vicente Guerrero, Tlaxcala 19
Zumpango, Estado de México 27
Tlaltizapán, Morelos 3 mayo
León, Guanajuato 25
San Juan del Río, Querétaro 30

Cuadro 5. Consulta popular en los foros campesinos

LugarFecha
Durango, Durango 4 diciembre 1981
Cuajinicuilapa, Guerrero 16
Villachuato (Puruándiro), Michoacán 18
San Pedro Tláhuac, D.F. 15 enero 1982
Tuxpan, Nayarit 19
Sinaloa de Leyva, Sinaloa 30
Ciudad Constitución, Baja California Sur 3 febrero
Escárcega, Campeche 13
Cárdenas, Tabasco 17
Francisco I. Madero, Coahuila 23
Peto, Yucatán 10 marzo
Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo 12
Villa González, Tamaulipas 21
Tamazunchale (Quintana Chilla), S.L.P. 24
San Andrés Tuxtla, Veracruz 1 abril
Tuxtepec, Oaxaca 3
Chapantongo, Hidalgo 17
Tlaxco, Tlaxcala 19
Tejupilco, Estado de México 26
Jojutla, Morelos 3 mayo
Acámbaro, Guanajuato 27
Jalpa de Serra, Querétaro 28


Finalmente, el Consejo Consultivo del IEPES, cuyo coordinador era el senador Enrique González Pedrero, participó en la consulta popular, con la organización de seis reuniones a las que convocó a hombres y mujeres destacados en los terrenos de la política, la ciencia, la técnica, la cultura, la investigación y el periodismo, ligados a la administración pública. Se realizaron nueve reuniones de este tipo, seis antes del 4 de julio, con la participación de Miguel de la Madrid, y tres posteriores.

El 2 de junio se llevó a cabo, en el Teatro Ferrocarrilero de la ciudad de México, la Reunión de Síntesis de la Consulta Popular, organizada por el IEPES, en la que cada uno de los responsables de las diferentes reuniones expuso el resultado de las mismas. El director del IEPES, Carlos Salinas de Gortari, destacó que en la consulta popular se había innovado en los temas tratados, en el método de las reuniones y en la composición de la participación popular, que había abarcado a los más diversos sectores. Afirmó que se habían recogido incluso los planteamientos de los partidos de oposición. Miguel de la Madrid, explicó, había escuchado durante su campaña una demanda insistente de cambios, por lo que había propuesto siete criterios rectores, con lo que, por primera vez en una campaña, un candidato a la Presidencia de la República había precisado con tanta amplitud criterios generales y compromisos ideológicos, políticos y programáticos. Por ello, manifestó, estaba convencido de que el 4 de julio el candidato del PRI ganaría las elecciones.

Por su parte, el coordinador de las giras de prioridades nacionales, Francisco Rojas Gutiérrez, planteó que aún no terminaba el trabajo de las giras, pues en ese momento se hacía un seguimiento, a fin de ampliar y mantener vivas las ideas e intereses que la sociedad había expresado en ellas. Afirmó que sólo a través de la participación social el partido y el gobierno contarían con la energía necesaria para conducir el desarrollo nacional.

Cuadro 6 Giras de prioridades nacionales

Desarrollo regional en zonas petroleras, del 8 al 11 de diciembre, 1981

1 "Obras sociales revolucionarias del STPRM", en la granja Ejido Germinal, Tamaulipas.
2 "Puertos para el desarrollo", en el Puerto Industrial Altamira, Altamira, Tamaulipas.
3 "Petróleo y refinación", patio de la planta de grasas en la Refinería Madero, Ciudad Madero, Tamaulipas.
4 "Desarrollo Chicontepec-Tuxpan", en el pozo Poza Rica Z, Poza Rica, Veracruz.
5 "La petroquímica básica y secundaria", en el complejo petroquímico La Cangrejera, Coatzacoalcos, Veracruz.
6 "Desarrollo urbano", barrio El Mirador, Coatzacoalcos, Veracruz.
7 "Familia y cultura urbana", llenaderos en la calle Reyes Aztecas, Minatitlán, Veracruz.
8 "Federalismo y petróleo", cámara pesquera, Ciudad del Carmen, Campeche.
9 "Problemas del desarrollo", ejido Occidente Paraíso, Paraíso, Tabasco.
10 "Producción, crudo y gas", pozo petrolero Cactus, Reforma, Chiapas.
11 "Síntesis de la gira", Club Social Cardenense, Cárdenas, Tabasco.
Sistema portuario y desarrollo nacional, del 8 al 11 de enero, 1982
1 "Desarrollo portuario en México", Bodega 2 en Zona Franca; Salina Cruz, Oaxaca.
2 "Infraestructura portuaria y desarrollo regional", Bodega Muelle de Contenedores, Salina Cruz, Oaxaca.
3 "Puertos comerciales y desarrollo urbano", Muelle Fiscal, Manzanillo, Colima.
4 "Los puertos y el turismo", instalaciones del Club de Pesca, Manzanillo, Colima.
5 "Los puertos y la integración territorial", muelle pesquero en el Parque Industrial Alfredo V. Bonfil, Mazatlán, Sinaloa.
6 "Los puertos y el desarrollo pesquero", explanada de la terminal del transbordador, Mazatlán, Sinaloa.
7 "Administración portuaria", Bodega 4 en el muelle fiscal, Tampico, Tamaulipas.
8 "Puertos de integración regional", Calle Álvaro Obregón 220, Tampico, Tamaulipas.
9 "Los puertos comerciales y la marina mercante", instalación de Astilleros Unidos de Veracruz, Veracruz, Veracruz.
10 "Los puertos comerciales y el comercio exterior", cabeza de muelle fiscal 4, Veracruz, Veracruz.
11 "Síntesis de la gira", edificio del Registro Civil, Veracruz, Veracruz.
La agricultura de temporal y el desarrollo nacional, del 22 al 25 enero
1 "Tenencia de la tierra", ejido La Fortaleza, Municipio de Tamuin, San Luis Potosí.
2 "Producción", Atotonilco, Guanajuato.
3 "Comercialización, distribución y consumo", rancho Santa Bárbara, Tepatitlán, Jalisco.
4 "Apoyos a la producción", plaza principal, Tesistán, Jalisco.
5 "Organización campesina y organización institucional", instalaciones del CODAGEM, Metepec, Estado de México.
6 "Síntesis de la gira", alameda Tenango del Valle, Estado de México.
Bosques y selvas en el desarrollo nacional, del 27 de febrero al 3 de marzo
1 "El bosque, su evolución y perspectivas", auditorio Ingeniero Luis L. León, Chihuahua, Chihuahua .
2 "Bosques, la visión nacional de la empresa pública", auditorio Ingeniero Luis L. León, Chihuahua, Chihuahua.
3 "Desarrollo silvícola integral", planta Paneles, Ponderosa, Chihuahua.
4 "La organización social y económica de las comunidades y ejidos forestales", ejido El Tizate, Michoacán.
5 "La industrialización primaria de los recursos silvícolas maderables", aserradero de la Unión de Ejidos Francisco Merino Rábago, Tancítaro, Michoacán. 6 "La industrialización primaria de los recursos silvícolas no maderables", resinería ejidal de Michoacán, Ario de Rosales, Michoacán.
7 "Reforestación y restauración de suelos", Cerro Colorado, Michoacán.
8 "La madera en el desarrollo de las artesanías y el papel en la cultura", Casa de los 11 Patios, Pátzcuaro, Michoacán.
9 "La madera, la constitución de muebles y la vivienda popular", fábrica de muebles Proformich, Acuitzio, Michoacán.
10 "La industria nacional de celulosas y papel", instalaciones de Cepamich, Celulosa y Papel de Michoacán, S.A., Morelia, Michoacán.
11 "La selva tropical, la colonización, la salud y el bienestar social", Hotel Chan-ha, Palenque, Chiapas.
12 "Potencial de la selva, efectos ecológicos, aprovechamiento integral de la selva Lacandona y el papel del Estado"
13 "Síntesis de la gira", Hotel Viva, salón Tabasco, Villahermosa, Tabasco.
La frontera norte en el desarrollo nacional, del 12 al 14 de abril
1 "La zona fronteriza norte: aspectos regionales", Instituto Tecnológico Regional, Nuevo Laredo, Tamaulipas.
2 "La problemática social en la frontera", Parque Narciso Mendoza, Nuevo Laredo, Tamaulipas.
3 "El sector terciario en la zona fronteriza", centro comercial Río Grande, Ciudad Juárez, Chihuahua.
4 "Problemática social y económica del desarrollo industrial fronterizo", maquiladora Camisas de Juárez, Ciudad Juárez, Chihuahua.
5 "Producción primaria y desarrollo fronterizo", oficinas del ejido San Luis, San Luis, Colorado, Sonora.
6 "Cuestiones sociales", Escuela Primaria Urbana Estatal Justo Sierra, Tijuana, Baja California.
7 "Desarrollo fronterizo y el papel del Estado", Hotel Lucerna, salón El Domo, Tijuana, Baja California.
8 "La frontera en las relaciones México-Estados Unidos", Plaza de México El Cortijo, Tijuana, Baja California.
9 "Reunión de síntesis", Hotel Lucerna, salón El Domo, Tijuana, Baja California.
La participación social y el desarrollo nacional, del 13 al 19 de mayo 1 "Sociedad participativa y desarrollo nacional", salón de la Sociedad Mutualista, Matehuala, San Luis Potosí.
2 "Condiciones de trabajo y participación en las áreas rurales", El Cebral, San Luis Potosí.
3 "La organización familiar rural", Mazapil, Zacatecas.
4 "La comunidad rural", Anáhuac, Concepción del Oro, Zacatecas.
5 "Las comunidades rurales en las zonas áridas", Escuela Isidro Carmona, Concepción del Oro, Zacatecas.
6 "El medio indígena", La Alameda, Tepic, Nayarit.
7 "Organización y participación en las áreas rurales", auditorio del Comisariado Ejidal de Zacualpan, Compostela, Michoacán.
8 "Condiciones de trabajo y participación en las zonas urbanas", plaza de la Colonia Ancira, Apodaca, Nuevo León.
9 "Problemática social de los sectores populares", Colonia Agua Nueva, Guadalupe, Nuevo León.
10 "Problemática social de los sectores medios", Centro Social de la Colonia Azteca, Guadalupe, ¨ Nuevo León.
11 "Las organizaciones regionales en el desarrollo nacional", Casa de la Cultura, León, Guanajuato.
12 "Problemática social urbana", Centro Social de la Unidad Habitacional Miravalle, Guadalajara, Jalisco.
13 "La niñez y la sociedad", Museo Infantil del Parque Agua Azul, Guadalajara, Jalisco.
14 "Juventud y participación", Centro de Amistad Internacional, Guadalajara, Jalisco.
15 "Malestar urbano" Auditorio de la Confederación Deportiva Mexicana, México, Distrito Federal.
16 "Problemática de la mujer urbana", Centro de Bienestar Social Urbano de la Colonia Juventino Rosas, México, Distrito Federal.
17 "La familia urbana", Centro Social de la Unidad Independencia del IMSS, México, Distrito Federal.
18 "Problemática social y participación", Centro del Barrio de la Colonia Ampliación Águilas, México, Distrito Federal.
19 "Participación en la vida comunitaria", Alameda de la Colonia Santa María la Ribera, México, Distrito Federal.
20 "Reunión de síntesis", edificio nuevo del PRI, México, Distrito Federal.

Cuadro 7.

Reuniones de trabajo del consejo consultivo del IEPES

Tema Fecha
Actualidad de la Revolución Mexicana enero, 1982
Desarrollo político de México febrero
Independencia y desarrollo económico marzo
Modernización social abril
Proyección hacia un México mejor mayo
Planeación y participación popular junio
La jornada electoral agosto
El Senado de la República septiembre
La Cámara de Diputados, reflejo de una sociedad plural octubre

El coordinador general de Documentación y Análisis del CEN del PRI, José Ramón López Portillo, informó sobre los resultados de la consulta popular expresada en cartas y otros documentos informales entregados a De la Madrid durante sus giras estatales. De 110 000 peticiones recibidas, dijo, destacaban por su frecuencia las demandas de redes de alcantarillado e instalaciones para agua potable, solicitudes de ayuda económica, de electrificación, de pozos profundos para riego, de becas de estudio, de ampliación de escuelas y mobiliario para las mismas, y de construcción de carreteras.


Las últimas palabras en esta Reunión de Síntesis de la Consulta Popular correspondieron a Miguel de la Madrid, quien dijo que hacía uso de la tribuna sólo para testimoniar su agradecimiento y satisfacción por los resultados de la consulta popular, que se había realizado conforme a los planes trazados originalmente. "Las voces de los mexicanos, las de todos, nos han ayudado a afinar y sistematizar los criterios y las políticas básicas que han de orientar la acción del gobierno revolucionario; hemos probado también que somos el partido que mejor puede plantear los problemas y el que mejor puede articular las demandas populares en objetivos y programas de gobierno." El candidato terminó su intervención refiriéndose a la etapa de promoción del voto que se iniciaba en ese momento: "ahora estoy pidiendo la confianza electoral, arranque del proceso de legitimación en el ejercicio del poder. Después, en el gobierno, sabré ganar más confianza y más apoyo. Los hechos irán hablando".

Diálogo con la sociedad

La parte informal de la consulta popular consistió, básicamente, en los actos con los que Miguel de la Madrid entraba en contacto con los más diversos grupos sociales en cada estado. En su recorrido por las 32 entidades federativas del país, Miguel de la Madrid visitó desde las capitales hasta cabeceras municipales, ejidos y rancherías que en ocasiones eran lugares remotos y mal comunicados. Estos contactos se efectuaron en calles, plazas públicas, parques, kioscos, auditorios, universidades, restaurantes, cines, bodegas, fábricas y parajes rurales. El tamaño de los grupos variaba, desde los miles en los mítines masivos en las plazas públicas, hasta pocas personas en una reunión privada o una comida.

El candidato estuvo con grupos de los tres sectores de su partido, de la Anfer y del MNJR, así como con los organismos territoriales del PRI. Además, se reunió en prácticamente todos los estados con los representantes de los profesionistas organizados y con el magisterio local. También convivió y dialogó con universitarios, empresarios, periodistas y otros grupos no partidarios. Con frecuencia convivió espontáneamente con habitantes de pueblos y ciudades, que se acercaban a las verbenas populares organizadas en plazas y calles para que la gente se aproximara a saludarlo y a platicar con él. Escuchó a todos y a todos les expresó diversas ideas, ya fuera sobre los problemas que aquejaban a su público específico o sobre asuntos de interés nacional. Como en toda campaña por la Presidencia de la República, el candidato guardaba un equilibrio entre los mensajes de carácter local y los que iban dirigidos a toda la nación.

En las giras estatales predominaron los actos políticos del candidato con grupos del sector popular de su partido, al que él mismo pertenecía. Desde luego, hubo también una fuerte presencia de campesinos y obreros, así como de mujeres y jóvenes. En buena medida, sus contactos con diversos grupos dependían también de las características de los estados, en los que se expresaba la gran diversidad del país. Así, por ejemplo, en distintos puntos de Coahuila dialogó con trabajadores de maquiladoras, algodoneros, ixtleros y candelilleros.

En conjunto, los contactos y diálogos con todos los sectores sociales permitieron que el candidato del PRI fuera conocido directamente por la población y le dieron oportunidad de entablar una relación personal con los líderes más representativos de todos ellos. En términos políticos se puede decir que el intenso y exhaustivo recorrido del candidato por todo el país puso en sus manos los hilos de la amplia red de negociación que caracteriza el sistema mexicano y que, en ese sentido, a través de la campaña el candidato comenzó a tomar las riendas del poder a escala nacional, aunque su ejercicio vendría después de su toma de posesión como Presidente de la República.

Opinión de prensa

En los primeros meses de 1982 la opinión pública advirtió un tono nuevo en el lenguaje del candidato. Fueron unánimes las expresiones de que los pronunciamientos de Miguel de la Madrid se habían vuelto más directos, sólidos y significativos. La campaña, señalaron comentaristas políticos, había ido de menos a más. Los planteamientos de los problemas eran más claros y las soluciones que apuntaba el candidato se habían convertido en auténticos compromisos.

Sobre los pronunciamientos de Miguel de la Madrid, algunos periodistas continuaron la discusión sobre el número de discursos pronunciados por el candidato. Algunos pensaban que era excesivo, lo que podría llevar a un desgaste prematuro de la figura del candidato, y suponían que sus palabras ante casi todos los grupos con los que se encontraba buscaban compensar el no haber sido antes un personaje muy conocido nacionalmente. Otros consideraron que el entusiasmo del candidato por las tribunas tenía su origen en el estilo tradicional de las campañas electorales en México y en el espíritu con el que participaban en ellas los mexicanos, ya que cada pueblo quería que hablara especialmente para ellos aquel a quien ya consideraban el futuro Presidente de la República. Según un comentarista político, De la Madrid parecía sentir la necesidad de decir él personalmente, "con su propia voz, sus ademanes y su lenguaje, cómo ve y entiende infinidad de problemas. Hablar la palabra por la palabra misma, esto es parte de la política. Ver y que lo vean a uno. Sentir a la gente y hacerse sentir por ella". Conforme avanzó el año, la atención de los periodistas se centró en la calidad, más que en la cantidad, de los discursos pronunciados por el candidato.

Además de los siete criterios políticos desarrollados por el candidato en el transcurso de la campaña, otros pronunciamientos revelaron igualmente a los observadores una mayor decisión y precisión en el discurso electoral. Así, fueron bien recibidas por la opinión sus aseveraciones en pro de la ecología, al advertir, durante la Gira de Prioridades Nacionales sobre bosques y selvas, que no se debía caer en la política miope de talar los bosques como medio para extender la frontera agrícola y avanzar en la autosuficiencia alimentaria. También se resaltaron en la prensa, al comentarse el estilo del candidato, ocasiones en las que éste interpeló resueltamente a algunos ponentes, por ejemplo, en la reunión del IEPES sobre comercio exterior y en una reunión con la Unión Regional Ganadera de Matamoros, Tamaulipas. En este caso, respondió directamente a uno de los expositores, que había criticado la reforma agraria: "no seré un presidente que negocie la reforma agraria, pues no está sujeta a negociación. Vamos a cumplir la ley; vamos a cumplir todos". Y advirtió: "no acepto ataques imprudentes y faltas de tacto político, como los que se han hecho. Los rechazo categóricamente".


La apertura del candidato para tratar todos los temas fue constatada por comentaristas políticos, después de que en una reunión con universitarios del Estado de México, el 27 de abril, De la Madrid reconoció el valor de la crítica surgida entre el estudiantado y defendió el costo económico de la campaña electoral como un costo de la democracia que vivía el país. Cuatro días después, en la prensa se calificó como saludable la declaración del candidato, hecha el 30 de abril durante un desayuno con la Sociedad Mexicana de Licenciados en Administración, en el sentido de que en la administración pública había personas que eran responsables de la improvisación y el derroche: "no basta la convicción ideológica -había dicho el candidato-, no basta la emoción política para servir a México. Si no hay eficacia y eficiencia administrativa, se peca de demagogia o se peca de ingenuidad". De este mismo discurso, sorprendió a los observadores una acotación del poder presidencial que hizo el candidato, al afirmar que para reforzar la responsabilidad de los servidores públicos no bastaba la voluntad política, ni siquiera, afirmó, "cuando proviene de la instancia suprema de la administración y del Estado". En ese momento un comentarista señaló que era impresionante la capacidad del candidato para ubicar los problemas en su dimensión real. Para entonces, la imagen de Miguel de la Madrid en su campaña por la Presidencia de la República había crecido enormemente ante la opinión pública expresada en los diarios nacionales.

Varios analistas políticos dejaron asentado que la campaña se "calentaba". Si bien en comparación con la atención que los medios de comunicación le otorgaron a las ideas expresadas por el candidato, las opiniones sobre la mecánica de la campaña quedaron en un segundo plano, a partir de la gira por Sinaloa, efectuada del 28 al 31 de enero, la prensa registró un cambio: "los políticos se impusieron, relegando hasta un tercer escalón las decisiones de seguridad y de logística... los actos deslucidos, con escaso auditorio, se convirtieron en mítines de masas vibrantes". Efectivamente, en su recorrido por Sinaloa De la Madrid fue recibido en todas las poblaciones que visitó por multitudes que fluctuaron entre 40 000 personas en Culiacán y 10 000 en Escuinapa, entusiastas y gritonas como era la forma de los sinaloenses. Los periodistas que presenciaron los actos aseguraron que los participantes no eran "acarreados", pues éstos siempre tenían un aire taciturno e indiferente y su participación se limitaba a su presencia y a eventuales vítores mecánicos. Lo de Sinaloa, precisaron, había sido algo distinto y lo compararon con una práctica habitual de la política mexicana que había casi desaparecido desde 20 años atrás: "el político candidato del PRI, a pie y rodeado por multitudes que lo abrumaban con su contacto directo, todos intentando saludarlo y al mismo tiempo lo protegían para impedir que los aplastara la gran masa humana".


Un incidente que motivó diversas críticas a la mecánica de la campaña se suscitó a raíz de la suspensión de clases de los alumnos de primaria de San Luis Potosí, para los preparativos de la gira del candidato por esa entidad. Durante los ensayos organizados para el acto con el candidato, el 21 de marzo, 300 niños sufrieron insolación, lo que dio lugar a una polémica sobre la participación de menores en la campaña. Las críticas fueron más adversas porque el gobernador, Carlos Jonguitud Barrios, era a la vez el dirigente máximo de la corriente mayoritaria del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. El 23 de marzo, día en que estaba programado el acto con los niños en un estadio de la capital, el candidato canceló el acto y adelantó su gira por el estado, decisión que fue aplaudida por la opinión pública.

A lo largo de la campaña del PRI no faltaron las críticas en el sentido de que cada seis años el partido planeaba y ejecutaba las campañas presidenciales con las mismas características y promesas, las que, aseguraban estos críticos, en su mayor parte no se cumplirían. Consideraron que la campaña de De la Madrid era idéntica a las anteriores, sólo que más costosa, pues el despliegue publicitario era enorme, y sostuvieron que era una incongruencia que con la crisis el candidato no hubiera realizado una campaña electoral austera.

Hacia fines de mayo y principios de junio era generalizada la opinión de que en el curso de la campaña el candidato había adquirido seguridad, después de haber estado en contacto con la realidad más viva y actuante del país, a través de la consulta popular. Un observador de la política lo puso en estos términos: "Ahora el colimense es un político renovado, es un mexicano al que le han penetrado hasta el tuétano los problemas del país; es un hombre que ha encontrado el camino para comunicarse con su pueblo, que ha estado en contacto con todos los grupos sociales". Otro periodista resumió así los meses de la campaña: "Días difíciles los de esta campaña presidencial: aprendizajes intensivos, maduraciones forzadas, envejecimientos prematuros, angustias, escepticismo y dudas que después se fueron transformando en sensación de esperanza, fe, confianza y credibilidad por la evolución que paulatinamente se fue observando en el candidato... Hubo de todo. Lo más trascendental es que hoy priva un ambiente de seriedad, de realismo, de conciencia plena de los problemas que aquejan a la nación".

Querétaro 30 de mayo de 1982 Todos querían ser vistos

Nunca antes me había encontrado con tanta gente que conozco en un mismo lugar, a la misma hora, por una misma razón. Uno va a bodas de vez en cuando. Ya entierros, y a la toma de posesión de un presidente de la República. Pero no es lo mismo. Hoy, en la Mansión Galindo se celebró la Segunda Reunión Nacional en Querétaro; ayer, sobre el problema de los energéticos, ahora, federalismo o descentralización de la vida nacional, ambos grandes prioridades con las que el IEPES cierra la campaña electoral.

Es así que llegó mucha gente a esta reunión nacional, la última y número 40 de toda la gira. Es, ahora sí, el trecho final. Y como también es domingo y estamos cerca de la capital, y como todo el mundo es alguien y quiere ser visto, pues resulta que llegaron muchos priístas de diversos caminos de la vida.

Llegaron al cierre de la campaña con todo y sus incertidumbres personales. Pues la verdad es que la mayoría no sabe si tendrá o no "chamba" dentro de siete meses; bueno, y si sabe que la tendrá, lo que no sabe es si le gustará.

Se saludaba a gente que no se había visto en tres, cinco o diez años... Los jardines de Galindo vivieron una mañana de grilla política y, al mismo tiempo, de simple frivolidad. Como los comentarios que oyeron en torno a esa muchacha que se pasea con su mini-mini falda, entalladísima, color de rosa.

Adentro, en el salón de convenciones, hablan los hombres del candidato.

Nina Menocal El Universal

Baja California 9 de junio de 1982 Campaña de promoción del voto

Miguel de la Madrid está haciendo, ahora, la campaña que más le gusta: la de relación directa con la gente, la de caminar por calles y avenidas, sentarse -aunque sea unos momentos- a tomar café o saborear un bocadillo en los lugares más populares de las ciudades que visita.

Lejos quedan los mítines políticos que fueron obligatorios en la campaña electoral normal: afortunadamente, ahora, únicamente permanecen como recuerdo las intervenciones de mero formulismo que caracterizaron el recorrido de casi ocho meses que se inició en octubre y finalizó en mayo.

Aquí, a un lado de la línea divisoria, el candidato es otro y deja a un lado la seguridad personal, las grandes comitivas, el exceso de acompañantes y ello le permite reflejar más su personalidad de hombre sencillo -producto de la clase media como millones de mexicanos- y quizá esta actitud impresiona más a la gente, la hace sentir que está más cerca de ellos y cumple mejor con la misión de proyectarse para conseguir el voto popular.

Para acabar pronto hay que señalar que terminó la campaña priísta y empezó la campaña delamadridista.

Jorge Avilés Randolph El Universal

Chihuahua 10 de junio de 1982 La base del partido

Dicen que la oposición está fuerte... Sí lo está, pero fuerte de olor. Entre carcajadas, con mil y pico de priístas riendo a mandíbula batiente, incluido entre ellos Miguel de la Madrid, Lina Escobedo de Navarro demostró que no sólo entre la oposición existe un "Púas" Olivares.

Digna imitadora del "Púas", dentro del gracejo de Palillo, Tin Tan, Borolas y otros cómicos, a Lina le sobró picardía -y nada más le faltaron los guantes de boxeo para superar al pugilista de la Bondojo que milita en el PST y que, al parecer, apasiona a quienes viven en ese rumbo de la ciudad de México.

Lina, atropellada en el hablar, incoherente en algunas frases, sin embargo supo llegar al grupo de dirigentes priístas que con De la Madrid la escuchaban y a todas las personas que esta mañana llenaron la sala cinematográfica en donde el candidato se dirigió a las bases del partido.

-Nosotros -dijo la incomparable Lina, imagen rediviva de cualquiera de las kúkaras que formaron un incomparable dueto cómico del pasado-, nosotros -repitió-, don Miguel, somos la base, somos los que el día de las elecciones vamos a tocar todas las puertas para llevar a votar a los vecinos. Somos, en suma, los que nos vamos a partir la ma... maceta.

Y el teatro se venía abajo con la risa, los aplausos, los silbidos y los gritos alentando a Lina, jefa de sección, líder nata, mujer que apenas cursó primero de primaria pero que tiene el empuje, la frescura, la alegría del pueblo humilde mexicano.

-Somos los caballitos de batalla del partido dos soldados rasos... los que le entramos a los cocolazos en las casillas. Usted, don Miguel, tiene que ser el capitán del equipo... Y, con usted, vamos a darles en la torre a los opositores.

Al aludido, el capitán del equipo, a Miguel se le salían las lágrimas de la risa; Rafael Hernández Ochoa estaba morado de las carcajadas. Y todo el mundo se divertía con la inusitada intervención de Lina que le vino a poner el toque sabroso al día de trabajo.

Terminó la oradora: "no sé hablar... apenas estudié primero de primaria... lo que sí sé es que el PRI es nuestro partido, que nos han ayudado, nos han llevado agua a la colonia. Y estaremos con usted", y terminó gritando: "que Dios lo bendiga, don Miguel".

Este fue el aperitivo, el comienzo de una reunión política que después de la intervención de la dirigente priísta - "vengo del barrio que antes le decíamos La Marranera", dijo al reportero- tomó cauces más serios y en el que el candidato se dirigió a los miembros de su partido para criticar a quienes invitan a la abstención y se convierten en agoreros del desastre.

Hoy, la situación cambió y en Chihuahua, con intenso calor, hubo poco tiempo para convivir con la gente. Aunque Lina Escobedo de Navarro, natural de La Marranera y chihuahuense de cepa, nos hizo sabroso el día.

Jorge Avilés Randolph El Universal

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Crónicas de la campaña ::.