Seguridad pública: graves limitantes

"MES: SEPTIEMBRE"

Los habitantes de la Ciudad de México sienten que la delincuencia ha llegado a niveles sin precedente. Para algunos, esto es producto de la crisis, mientras que otros sugieren que la policía se abstiene de cumplir con su labor preventiva. Algunos más piensan que la policía o los antiguos agentes de la DIPD participan activamente en la delincuencia. Finalmente, hay quienes señalan que los cuadros de mando provenientes del Ejército están enfrentados con la policía. Seguramente que todo esto ha de ser cierto. El hecho real es que no existe una policía profesional y que no se ha atendido el proceso de su formación. Ahora no nos queda más remedio que caminar gradualmente.

La procuradora me dijo que le había hecho un examen psicométrico a los elementos de la policía judicial y que 60% de ellos habían resultado psicópatas. Otro porcentaje bastante alto se encontraba en lo que los psiquiatras llaman border line.

La policía judicial, la preventiva, la Dirección Federal de Seguridad, la policía de inmigración, la sanitaria, las estatales, todas están corrompidas. A los peores elementos se les ha ido encarcelando, pero con resultados limitados: sólo se ha logrado apresar a 30 de aproximadamente 10 000.

Lo que sí puede verse es que la gente que tenemos en las dos procuradurías, tanto en niveles de mando como en los cuadros medios, es muy diferente de sus predecesores. Ahí el asunto ya cambió. La falla sigue estando en la base, pero, ¿qué podemos hacer cuando las circunstancias nos obligan a formar policías con cursos de sólo cuatro meses?

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.