Prensa: un grupo difícil

"MES: SEPTIEMBRE"

El desliz del peso fue una noticia importante. El mercado la tomó bien, pero hubo desorientación entre la opinión pública no ilustrada. Así que por el lado técnico, real, no tuve problemas, pero en cambio sí los hubo con los columnistas, quienes aprovecharon el hecho para dar rienda suelta a su resentimiento contra el gobierno.

La prensa constituye un grupo de lo más difícil. El 19 de septiembre tuve una reunión con los directores de los principales periódicos que me recordó escenas de la película Viridiana. Entre ellos se odian y se desprecian, por lo que es verdaderamente imposible, cuando están juntos, que se desarrolle una conversación normal. Esto es desagradable para mí, pues tengo que estar inventando los temas de conversación. En realidad sé que es inútil juntarlos, así que si lo hago de vez en cuando es sólo por razones simbólicas.

Los periodistas están enojados, en el fondo, porque ganan menos dinero. Esto se debe tanto a la situación económica general del país como al hecho de que reciben menos dinero del gobierno. Posiblemente subsisten algunos “embutes”, pero éstos son mucho menores —en número y monto— que los que recibían con anterioridad y que los que quisieran recibir.

El gobierno les está dando regularmente a los diferentes periódicos una cuota por publicidad oficial, lo que les permite subsistir a nivel de flotación. A los periodistas les irrita, sin embargo, que ese dinero no les llegue en lo personal. Así que reporteros que antes podían ganar hasta cinco millones de pesos mensuales, ahora se sienten muy molestos, porque seguramente no pueden llevarse más que una vigésima parte de esa suma. Por ello, su actitud es de pulla constante contra el gobierno. Agreden todas nuestras políticas para ver si así nos rendimos y les soltamos más dinero. Tendremos que resistir sus embates con paciencia, esperando que la sociedad sea la primera en cansarse de actitudes negativas invariables. Sin embargo, y mientras eso ocurre, pienso seguir el consejo que da Galbraith en sus memorias: siempre contestar con firmeza a los críticos, obligándolos a pensar antes de atacar de nuevo. Yo creo que no hay batallas pequeñas, que por eso siempre debemos responder cuando nos critican.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.