Escuela Normal Superior de México

"MES: JULIO"

El viernes primero de julio informó la prensa que el secretario de Educación, Jesús Reyes Heroles, había creado una comisión encargada de elaborar un proyecto de reestructuración académica y administrativa de la Escuela Normal Superior de México, en virtud de que en la última década ésta no había cumplido con los objetivos que le dieron origen. En tanto, el director de la Normal, Jaime Neri, fue notificado de su cese en el cargo, por haber desacatado el acuerdo que estableció la desconcentración de los cursos foráneos de verano y la prohibición de impartirlos en el Distrito Federal.

Esta última noticia causó repercusiones inmediatas. La CNTE y el PSUM, agrupaciones en las que se apoya Neri, protestaron. Por su parte, el martes 5, la SEP reiteró que las clases para maestros foráneos se llevarían a cabo en Querétaro, Aguascalientes, Veracruz y Sonora. Sin embargo, ese mismo día, Jaime Neri, quien se negó a aceptar su destitución, declaró inaugurados los cursos de verano para maestros foráneos en la Normal Superior. Inmediatamente después, cerca de 7 000 estudiantes-maestros realizaron una manifestación que concluyó en el Zócalo. Ahí empezaron los ataques verbales entre las autoridades de la SEP y los miembros de la Normal. El martes 12 de julio, 7 000 maestros-estudiantes efectuaron una marcha a la Secretaría de Gobernación.

El ambiente seguía caldeándose. El jueves 21, los estudiantes de la Normal realizaron, a partir de las nueve de la mañana, un plantón en la esquina de Paseo de la Reforma e Insurgentes. Por más de cuatro horas, los normalistas rechazaron el diálogo en el que se les exhortó a deponer su actitud y permitir el libre tránsito de automóviles. Dada su intransigencia, la policía tuvo que intervenir para abrir la circulación. Hubo varios heridos, pero ningún muerto.

Las organizaciones de izquierda quisieron magnificar los hechos acusando de represión a las autoridades capitalinas. El sábado 23, en una asamblea de solidaridad con los estudiantes y maestros de la Normal, representantes de numerosas organizaciones políticas acordaron convocar a una movilización general para el siguiente jueves 28.

El reto era claro, como también lo era la postura del gobierno. No habríamos de permitir que este feudo de la CNTE continuara subordinando sus compromisos institucionales y pedagógicos a la función política de servir, en los meses de vacaciones, como centro de movilización magisterial de izquierda. El deterioro académico y administrativo de la Normal es ya intolerable.

Su anunciada marcha no logró el apoyo esperado. A lo sumo, hubo 12 000 manifestantes. Todo transcurrió en forma pacífica y evidenció que los maestros de la Escuela Normal no pudieron incrementar su apoyo. Se reiniciaron las pláticas entre los representantes de la Normal y las autoridades de la SEP, aunque las posibilidades de acuerdo parecían muy remotas, pues la Secretaría había afirmado que la reestructuración de la educación no era negociable, que en septiembre se darían a conocer los nombres de las nuevas autoridades de la Normal y que estaba preparando un sólido proyecto académico mediante consultas con ameritados profesores.

Estamos decididos a desalojar, aunque sea por la fuerza, a quienes se han apoderado del edificio de la Normal y viven allí.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.