Situación económica: avance de la inflación

"MES: JUNIO"

La inflación, a finales de junio, había alcanzado una tasa anual de 115%. Esto parece poco alentador, pero en el fondo ha sido un éxito que hayamos podido frenar su tendencia desorbitada al alza. El desarrollo de la inflación en 1983 no está tan fuera de nuestras previsiones, aunque sí de los montos que anunciamos. La causa reside en el hecho de que, al iniciar mi gestión, estaban muy contenidos los costos; su piso era muy bajo, dado el control de precios. Las primeras medidas que tomamos y que liberaron algunos de esos precios controlados, como ocurrió con las tarifas eléctricas y la gasolina, incidieron en la inflación.

Otro factor importante en este sentido es que la demanda no ha disminuido tanto como se esperaba. Esto se debe a fenómenos como la sustitución de importaciones, el aumento de las exportaciones, el fortalecimiento del turismo y la recuperación económica de la zona fronteriza. Sin embargo, es difícil medir estos fenómenos o por lo menos algunos de ellos. Muestra de esto es que ha crecido mucho el rubro de errores y omisiones de la cuenta corriente.

Dada la situación económica, es posible sostener que cualquier aumento superior a 20% en los salarios mínimos hubiera implicado el colapso del Programa Inmediato de Reordenación Económica. Lo sorprendente fue que muchos estaban dispuestos a conceder ese porcentaje. No faltaron empresarios que otorgaron porcentajes superiores, lo que prueba que sólo al gobierno le interesa el éxito del PIRE. Los empresarios sólo se preocupan por la solución de su conflicto laboral y no por el efecto que sus medidas puedan tener en el conjunto de la economía.

Yo creo que entre los factores que han determinado que la crisis económica no se haya convertido en una crisis social está, en primer lugar, el hecho de que los grandes grupos políticamente organizados tienen interés en la subsistencia del sistema, pues saben que dependen de él. Hay, en realidad, una comunidad de intereses entre el Estado y ellos, y estos grupos son la mayoría. Otro aspecto más coyuntural es el proceso gradual de concientización que se ha hecho sobre la crisis.

Además, hemos defendido el empleo no sólo mediante la creación de programas emergentes, sino ayudando a salvar la planta productiva. Para compensar la pérdida del ingreso familiar, hemos mantenido y aun aumentado proporcionalmente las funciones y el gasto de las instituciones dedicadas al bienestar social o relacionadas con él. Uno de los aspectos a los que he dado prioridad es el abasto, en particular de los artículos de consumo básico y, entre ellos, de los alimenticios.

Finalmente, considero que también cuenta el que la sociedad siente que tiene un gobierno decidido a enfrentar los problemas y a buscar su solución.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.