Uramex: huelga

"MES: JUNIO"

El SUTIN se fue a la huelga por razones políticas, puesto que en negociaciones anteriores ya se había pactado con él que todo aumento al salario mínimo beneficiaría a sus trabajadores. Los miembros del SUTIN se fueron a la huelga con el señuelo de una huelga general en el país, pero al ver que se arreglaba nuestro problema con el movimiento obrero organizado, sintieron que se quedaban colgados. Y cuando vieron que estábamos sacando adelante el conflicto con la Universidad, quisieron salirse del problema.

En esas circunstancias, y tras el grave desgaste que todo el país sufrió con las negociaciones salariales, el jueves 23 de junio los trabajadores del SUTIN decidieron levantar su huelga. Los sorprendimos, pues nos negamos a recibir las instalaciones. Les dejamos sentir que no podían salirse tan fácilmente. Les hicimos ver que su huelga, que fue política, recibiría también trato político.

“Nos sobran 2 300 de sus trabajadores —les dijimos—. De manera que nos vamos a sentar a negociar nuevas condiciones de trabajo, porque como está, la empresa no funciona”.

Nuestra decisión sorprendió a la izquierda, la cual ha querido ver en este asunto la prueba del autoritarismo gubernamental. Nosotros, en cambio, pensamos aprovechar la irresponsabilidad del SUTIN para reestructurar todo el régimen nuclear. Uramex debe subsistir, pero sólo para extraer uranio. La transformación de este mineral tiene que quedar en manos de una dependencia gubernamental y no de un organismo descentralizado, pues dados los avances tecnológicos, quien logra enriquecer el uranio puede elaborar una bomba atómica y, como es lógico suponer, no vamos a dejar que esta posibilidad quede en manos del SUTIN. Sin embargo, no consideramos conveniente poner de entrada todas las cartas sobre la mesa. Nos decidimos por una estrategia de acomodo a las reacciones del SUTIN y del Congreso del Trabajo.

Respecto a las relaciones entre estos dos organismos, cabe mencionar que Antonio Gershenson, el líder del sindicato, está casado con una hija de un dirigente de la petroquímica que es muy amigo de don Fidel. Así que la participación del SUTIN en el Congreso del Trabajo se debe a relaciones familiares. El Congreso del Trabajo, por su parte, justifica la presencia de este sindicato en sus filas con el argumento de que don Fidel siempre ha tenido el objetivo de ir domesticando a los sindicatos independientes. Esto difícilmente ocurre; sin embargo, ellos ponen como ejemplo su triunfo sobre los telefonistas, pues efectivamente su líder, Francisco Hernández Juárez, tenía posiciones muy radicales que don Fidel ha ido moderando.

Ante el Congreso del Trabajo nuestra estrategia, en este caso, consistió en decirle a don Fidel: “Puesto que ustedes son gente que se comunica con el SUTIN, ayúdennos a resolver el conflicto”. Le dijimos que necesitábamos desbaratar esa maniobra política y que, por otro lado, se trataba de un asunto de seguridad nacional. Hemos recibido su apoyo, aun cuando muchos editorialistas opinan lo contrario. Por ejemplo, nosotros llegamos a tener conocimiento de que en el Congreso del Trabajo se estaba preparando una declaración fuerte a favor del SUTIN y se lo hicimos saber a don Fidel, quien se encargó de bloquearla.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.