Muerte de Miguel Alemán

"MES: MAYO"

Miguel Alemán Valdés murió el sábado 14 de mayo. Sus homenajes fúnebres cobraron una gran dimensión debido, fundamentalmente, a la promoción que de ellos hizo Televisa. No debe olvidarse que éste es un grupo ligado a la familia Alemán. La ceremonia luctuosa ocurrió conforme a las ordenanzas militares. De hecho, no son muy claras las formalidades que deben utilizarse cuando muere un ex presidente, pero sí lo son respecto a quienes han tenido mando militar. Así que, por analogía, yo decidí que se le diesen esas honras fúnebres a Miguel Alemán. Sé que ello causó críticas, particularmente entre los grupos intelectuales, pero yo siento que no era momento para andarse con pequeñeces.

La actuación de Alemán como Presidente de la República tuvo un saldo positivo: ayudó a afianzar el civilismo y consolidó la estabilidad del sistema. Manuel Ávila Camacho ya había hecho mucho en este sentido; ya había salvado al gobierno revolucionario del cataclismo que representó el cardenismo. Es indudable, por otro lado, que Alemán le dio al país un impulso modernizador, aunque también debe reconocerse que afinó los sistemas de control político, creando con ello una etapa de baja politización social.

Como ex Presidente, Miguel Alemán se organizó para salir y vivir como el más rico. Hasta donde yo tengo información, le sigue Echeverría. En el caso de López Portillo, yo creo que la imagen de su riqueza sobrepasa por mucho a la realidad; imagen provocada por las famosas casas y por los gastos excesivos que realizaron durante su sexenio las personas cercanas a él. Ruiz Cortines salió sin dinero y López Mateos y Díaz Ordaz tampoco hicieron gran fortuna.

En cuanto al papel y la importancia de los ex presidentes, debo reconocer que todavía no he tenido el tiempo suficiente para formarme una opinión definitiva, pero hasta donde he podido apreciar conservan ciertos sectores de opinión que les son favorables. Por tanto, siguen con influencia en algunos grupos. Obviamente, los grupos que los consideran y los sectores de la opinión pública que los atienden son aquéllos con los que estuvieron relacionados y a quienes beneficiaron durante sus regímenes presidenciales.

Hasta ahora, yo no he sentido presiones de Echeverría o de López Portillo en asuntos de gobierno. Considero que la influencia de los ex presidentes no es suficiente para una acción positiva, pero sí lo es para una acción negativa: tienen en su poder los elementos necesarios para agitar, para molestar, pero no para actuar.

En México, el sistema de no reelección implica que la gente no quiere que los ex presidentes se metan en política. El pueblo parece exigirle al nuevo Presidente que no se deje influenciar por los ex presidentes, como si le dijeran: “No te dejes influir, porque si lo haces, serás vulnerable y te perderemos el respeto”. Por ello los ex presidentes no pueden ser muy fuertes. Por otro lado, yo pienso que a los ex presidentes se les deben dar muestras de consideración y cortesía.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.