Viaje a China y Japón

"MES: DICIEMBRE"

DEL 28 DE NOVIEMBRE AL 11 DE DICIEMBRE VISITÉ JAPÓN y la República Popular China. La necesidad de viajar a Japón estaba presente desde el principio de mi gobierno, pues esa nación es el segundo socio comercial de México; ocupa el tercer lugar entre las inversiones extranjeras en nuestro país, y es, también, el segundo país acreedor de México.

Mi visita a Japón había sido originalmente planeada para llevarse a cabo en septiembre de 1985, pero los trágicos terremotos ocurridos en ese mes me lo impidieron. De hecho, ya para entonces los japoneses estaban resentidos, porque había yo viajado a Estados Unidos y a Europa, y todavía no había ido a su país: había ahí una sensibilidad que atender.

Por otra parte, mi viaje a China fue resultado de la invitación que me hicieron, y tuvo como fin consolidar nuestra relación en el largo plazo. Asimismo, buscó marcar un equilibrio político en nuestras relaciones con el exterior.

En ambos casos, los propósitos del viaje fueron tanto de carácter económico como político, ya que el acercamiento económico depende de que exista contacto político. Esto es particularmente cierto en Japón, donde existe un sistema corporativo que implica una relación muy estrecha entre gobierno y empresarios. Ello hace indispensable, si se desea consolidar arreglos financieros y establecer más intercambios comerciales, mantener una buena relación con el gobierno.

Hay aspectos en los que ya nos hemos beneficiado de la relación con Japón: ha aumentado la inversión japonesa en México y existen varios proyectos en desarrollo. Japón tiene actualmente una gran solvencia y liquidez económica y ha demostrado en el curso de las negociaciones sobre deuda externa su buena disposición hacia nosotros. Ello ha influido en la negociación, aunque Japón no sea el país líder en este terreno.

La delegación mexicana incluyó un reducido grupo de funcionarios públicos de alto nivel y representantes de los empresarios privados de nuestro país. La participación de estos últimos fue muy positiva, pues hicieron ante sus contrapartes un elogio de la política económica de México y se manifestaron muy solidarios con mi gobierno.

Es claro que no hemos sabido aprovechar el potencial de la Cuenca del Pacífico. Nuestra limitada capacidad dentro de las relaciones exteriores nos obliga a ser selectivos y, por lo pronto, tenemos que orientar nuestro esfuerzo hacia Japón, que es el país más importante del área.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.