Mis colaboradores: acomodos iniciales

"MES: ENERO"

Entrando al terreno de la acción política, y antes de abordar mi relación con los diferentes grupos de la sociedad, debo decir que, de los funcionarios de mi régimen, lo que me ha resultado más difícil es mantener la disciplina presupuestaria. Los funcionarios invariablemente me piden más dinero para sus proyectos. Esto es una constante, tanto entre los miembros del gabinete como entre los gobernadores.

Por otro lado, señalé a los secretarios de Estado que, al contestar los informes de los gobernadores, no deben juzgar lo escuchado, sino transmitir un mensaje del Presidente. Entre los discursos pronunciados en estos días, destacó el de Jesús Reyes Heroles, en Puebla, el día 15. Dado el prestigio de este funcionario, tuvo una gran repercusión. Reyes Heroles es un hombre polémico, un relegado del gobierno anterior que supo permanecer en silencio cuatro años y que cuenta con una amplia clientela de simpatizantes en los medios intelectuales y de prensa. Su discurso tuvo un fraseo acertado, pues Reyes Heroles tiene mucho oficio; sobre todo, fue un discurso oportuno y valiente.

Las críticas a Héctor Hernández encabezadas por el periodista Manuel Buendía son resultado de una vieja enemistad entre ellos. Buendía forma parte de un grupo con Miguel Ángel Granados Chapa, Enrique Rubio, Armando Labra y Manuel Aguilera. Todos ellos, desde hace tiempo, están distanciados de Héctor Hernández.

Respecto a las críticas hechas a Luis Martínez Villicaña por presentar como nuevo un plan de Coplamar, considero que este hecho no tiene la importancia que se le quiso atribuir. En efecto, el plan es de Coplamar, pero lo importante es que este gobierno decidió darle presupuesto y, por ende, vida. Es una decisión política.

En lo que se refiere a la existencia de un plan agrario, éste se está afinando, como tantos otros. Su bosquejo se halla en el discurso que pronunció Martínez Villicaña el 6 de enero en Veracruz.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.