Partido Revolucionario Institucional: surgimiento de la Corriente Democrática

"MES: AGOSTO"

El 13 de agosto apareció la noticia de que se había formado una corriente prodemocrática en el PRI, encabezada por Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas.

Se trata de un movimiento de prensa organizado por Muñoz Ledo, quien se siente marginado políticamente. Él me ha pedido en diversas ocasiones que lo incorpore a mi gabinete. Me ha pedido la Secretaría de Relaciones Exteriores, la de Educación Pública, la SEMIP y la presidencia del PRI. Es un hombre que está muy preocupado por su vida política. Desayuna, come y cena con gente. Se reúne para hablar del "proyecto nacional", de "la estrategia nacional", de la moratoria de la deuda externa, de la necesidad de actualizar el concepto del Tercer Mundo; en fin, todo el tiempo está creando y recreando ideas, haciendo conceptualizaciones, teorizando. Es, como alguien me dijo, un jefe sin grupo. Por eso, él mismo filtró a la prensa, concretamente a Unomásuno, la existencia de dichas reuniones.

El PRI reaccionó con bastante rapidez. A los pocos días, también en el Unomásuno, Jesús Salazar Toledano, dirigente del PRI capitalino, dejó clara la inconveniencia de un movimiento que pretendía singularidad, promoviendo una discusión ideológica fuera de los ámbitos y mecanismos del partido.

De las personas que fueron mencionadas como simpatizantes de la nueva "corriente", la mayoría empezó a matizar las ideas o definitivamente a desligarse del grupo. Así, gente como Víctor Flores Olea e Ignacio Ovalle llamaron a Los Pinos para asegurar que no tenían nada que ver con la corriente, aprovechando la ocasión para calificar a Muñoz Ledo de loco.

Por mi parte, di instrucciones de no satanizar al nuevo grupo, ya que ello serviría para excluir, en lugar de incorporar, a quienes dentro del partido dudan de las acciones del gobierno. Un rechazo frontal abriría el riesgo de una fractura.

No me extraña que Cuauhtémoc Cárdenas se amarre con Muñoz Ledo, pues él también tiene el deseo de una mayor injerencia política. De hecho, cuando se presentó la necesidad de seleccionar al candidato del partido a la gubernatura del estado de Michoacán, del cual él era gobernador, me sugirió que los precandidatos fueran a visitar la entidad, a fin de foguearse y de que nosotros pudiéramos ver cómo eran recibidos por la gente.

Esta supuesta apertura, que me presentó como una democratización en la selección del candidato, significaba dejar la sucesión en sus manos, pues es clara la capacidad que tiene un gobernador para quemar a un precandidato. Además, yo sabía que él favorecía claramente al presidente municipal de Morelia.

Así que Cárdenas anda viendo cómo le hace para influir, pues es claro que la Corriente Democrática tiene sus miras puestas en la sucesión presidencial. Posiblemente, en sus delirios de grandeza, Muñoz Ledo piensa que puede lograr un arrastre suficiente para ser postulado candidato a la Presidencia de la República. En cuanto a Cárdenas, yo creo que simple y llanamente se dijo: "Así le hacía mi apá".

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.