Mis colaboradores: arribo de Alfredo del Mazo al gabinete

"MES: ABRIL"

El 17 de abril Alfredo del Mazo, hasta entonces gobernador del Estado de México, se incorporó a mi gabinete como titular de la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal. Sustituyó en el cargo a Francisco Labastida Ochoa, quien fue nombrado candidato del PRI a la gubernatura de Sinaloa.

El arribo de Del Mazo al gabinete abrió frontalmente el tema de la sucesión presidencial. No hubo periódico, articulista o caricaturista que no encontrara en este movimiento tema suficiente para especular. Silva Herzog, Salinas, Bartlett y Del Mazo fueron señalados por la opinión pública como los precandidatos evidentes, aunque en las caricaturas aparecía siempre un grupo más numeroso de “tapados”, como popularmente se identifica a los precandidatos.

La incorporación de Del Mazo al gabinete fue entendida como el banderazo de arranque del juego de augurios y pronósticos que caracteriza la segunda mitad de todo sexenio. La clase política se regodea en él, aun cuando sabe que el tiempo que falta es suficiente para fortalecer o debilitar cualquier precandidatura.

El afloramiento del tema de la sucesión presidencial tiene, en mi opinión, aspectos positivos y negativos. Abrir las barajas es bueno en cuanto genera competencia y estimula a trabajar mejor, pero es malo en cuanto hace de la sucesión un tema constante, que afecta tanto los procesos administrativos como las relaciones entre los miembros del gabinete. No obstante, era inevitable, pues siempre es al final del tercer año cuando se inicia este proceso.

Tal vez las circunstancias de cambio de la sociedad hagan que el proceso de la sucesión sea más abierto, esto es, que el rejuego en la opinión pública sea más intenso. Yo creo que la gente se va a animar más a mostrar sus opiniones, si no en la prensa, cuando menos ante mí.

Otro factor que puede propiciar esa apertura deriva del hecho de que, cuando yo tomé el poder, no castigué ni eliminé a quienes fueron precandidatos al mismo tiempo que yo, ni a sus seguidores. Baste ver que a Pedro Ojeda lo tengo en una secretaría de Estado, que Jorge de la Vega tiene una comisión importante, que Fernando Solana está en Banamex y que Olivares Santana es embajador. Además, autoricé a Francisco Labastida y a Francisco Rojas a contratar los servicios de asesoría de David Ibarra.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.