Universidad Nacional Autónoma de México: diagnóstico de Carpizo

"MES: ABRIL"

El miércoles 16 de abril, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México presentó al Consejo Universitario un diagnóstico de la situación que guarda esa casa de estudios. En su discurso, titulado "Fortaleza y debilidad de la Universidad Nacional", señaló en 30 puntos los problemas que aquejan a la institución a su cargo, invitando a la comunidad universitaria a manifestarse sobre las cuestiones expuestas antes del 31 de julio, a fin de que en el curso del año se adopten medidas para la solución de los problemas.

En su análisis, dio a conocer los bajos promedios de calificación que obtienen los aspirantes que realizan concursos de oposición para ingresar a bachillerato y licenciatura (de 3.8 y 4.5 en la escala de 10, respectivamente); el hecho de que en 25 años se haya titulado menos de la tercera parte de la matrícula de nivel superior, y la interpretación de que, al no aprovechar los servicios que se les brindan, muchos alumnos defraudan a la sociedad y a sí mismos.

El documento también se refirió de manera concreta al ausentismo de académicos, a que en varias dependencias ni siquiera se lleva control de asistencia de los maestros e investigadores, ya que ocurren muchas contrataciones en términos de clientelismo, hechas por funcionarios que van desde directores hasta jefes de área. Sobre este último punto, hizo notar que mientras en los últimos cinco años la matrícula escolar no ha variado, se han hecho 6 236 nombramientos académicos.

Asimismo, señaló el hecho de que las líneas de investigación a veces responden a intereses o vocaciones muy particulares, lo que impide la coordinación y dificulta el fomento de proyectos multi e interinstitucionales, como también limita su orientación hacia la resolución de los grandes problemas nacionales.

Del personal administrativo indicó que su compromiso y su productividad no siempre son los deseables. Impreparación, ausentismo, falta de supervisión, interrupción de labores y carencia de responsabilidad "no son fenómenos infrecuentes", al igual que el escudarse en el sindicato para no hacer tareas.

Por otra parte, Carpizo aseveró que la planeación y la evaluación en muchas dependencias se contempla como un mero trámite burocrático, y la segunda "parece hacerse más por una actitud de desconfianza o promoción política, que por una genuina preocupación por el desarrollo integral" de la UNAM.

Su discurso me pareció valiente y eficaz. Eficaz porque permitirá imponer, tal vez por consenso, los cambios que Carpizo desea hacer.

El análisis del rector delata una situación muy compleja, pues demuestra las fallas del sistema educativo en su conjunto, así como problemas del entorno nacional. No obstante, creo que hizo bien en destapar esta situación.

Carpizo me consultó, trayéndome su discurso una semana antes de presentarlo. Me dijo que estaba dispuesto a enfrentar las consecuencias de abrir a la luz pública la situación interna de la UNAM, pero que quería mi apoyo para hacerlo. Se lo ofrecí, porque para mí es positivo que exista un buen rector en la Universidad Nacional.

El análisis autocrítico de Carpizo dió lugar a innumerables comentarios en la prensa, pues muchos de los periodistas están muy ligados a la UNAM. Nadie se atrevió a censurar la franqueza del rector, aunque algunos calificaron de incompleto el análisis o atribuyeron la problemática a la escasez de recursos. En general, todo el mundo concordó en que había sido un ejercicio crítico muy saludable.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.