Mis colaboradores: renuncia de Marcelo Javelly

"MES: MARZO"

EL LUNES 11 DE MARZO GUILLERMO CARRILLO ARENA sustituyó a Marcelo Javelly Girard como titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ecología. Este cambio obedeció a que Javelly no supo asumir plenamente su función como secretario de Estado.

El miércoles 6 de marzo, cuando le anuncié que pensaba relevarlo, me preguntó cuál había sido su error. Le dije que no había sido capaz de articular la Secretaría con el resto del gabinete, con los gobiernos de los estados y con las clientelas propias de dicha dependencia. En otras palabras, que no había sido capaz de ejercer la influencia y la actividad que se requerían.

Su justificación fue que la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Ecología es una entidad nueva que requirió adaptación y reconstrucción, pero ése es, en el fondo, el problema de todas las secretarías.

En realidad, Marcelo creó en torno suyo un ambiente de antipatía general que lo fue desgastando. Yo lo ayudé, sobre todo dándole tiempo, pero le faltó el talento político y administrativo para ser miembro del gabinete.

Cuando le informé mi decisión no hubo una escena tan difícil como la que viví con García Aguilar, pues Marcelo es más controlado. Además, yo traté de manejar las cosas con el mayor tiento posible, e incluso le di algunos días para que entregara la Secretaría.

Seleccioné a Guillermo Carrillo Arena por su experiencia profesional en las áreas de desarrollo urbano y vivienda, así como por el hecho de que tiene habilidades políticas comprobadas. Yo se las aprecié desde que manejó el Fideicomiso Acapulco, en el que se le presentaron problemas tan espinosos como el traslado de la gente asentada en el área del anfiteatro a la Colonia Renacimiento, o como el trato necesario con Rubén Figueroa.

Por otro lado, Carrillo Arena había hecho labor de partido, lo que sin duda le enseñó a tratar con mucha gente.

Además, los reportes que recibí de su desempeño fueron positivos; en realidad lo calificaron de sobresaliente. En el Seguro Social fue muy eficaz: García Sáinz siempre habló bien de él, incluso Javelly había pensado en él cuando Velázquez de la Parra me pidió su relevo como subsecretario. Por ese entonces le pedí a García Sáinz que sondeara la situación. Éste me dijo que Carrillo Arena no estaba dispuesto a ocupar el cargo, pero más tarde Carrillo Arena me hizo saber que García Sáinz lo había malinterpretado.

Yo creo que Carrillo Arena es el candidato más apropiado para el puesto, pero claro, la selección de la gente es el mayor riesgo del mando. Para mí, es cada vez más evidente que el éxito de la función de mando estriba en saber escoger a los colaboradores, pues está uno en sus manos. Aun cuando las políticas estén definidas, los planes y los programas integrados y las decisiones básicas tomadas, queda el problema sustantivo de la ejecución.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.