Negociaciones salariales: acuerdo general

"MES: DICIEMBRE"

El 26 de diciembre, el presidente del Congreso del Trabajo, Mateo de Regil, anunció que después de hora y media de discusión, las 34 organizaciones que representa habían aceptado la propuesta del gobierno federal de incrementar 30% los salarios mínimos a partir del primero de enero de 1985, a reserva de que seis meses después se acordara otro aumento.

En esta ocasión, la negociación para fijar el monto del incremento salarial fue fácil, pues desde el 18 de noviembre Fidel Velázquez había señalado que la CTM no pediría ningún porcentaje específico de aumento. “Vamos a dejar que el gobierno lo proponga —dijo—, que asuma su responsabilidad”.

Al día siguiente, todas las organizaciones del Congreso del Trabajo adoptaron unánimemente esa postura. Por supuesto, enfatizaron que, según estudios hechos por ellos, en los últimos tres años los obreros habían “prácticamente” per- dido 90% de su poder de compra.

Los empresarios, por su parte, se mantuvieron quietos, aunque también hicieron las declaraciones consecuentes: “O damos sueldos elevados o mantenemos el empleo”.

Fidel Velázquez me había dicho que dejaría que el gobierno fijara el monto de los salarios, pues quería evitar que la negociación salarial desbordara el ámbito laboral y adquiriera caracteres políticos. Concretamente, temía que el conflicto redundara en divisiones dentro del Congreso del Trabajo.

Yo no descarté la posibilidad de que nos estuviera tendiendo una emboscada, en la que nos dejara hacer una proposición concreta, para luego darse a la lamentación y al ataque. Sin embargo, esto no ocurrió. Nuestra propuesta fue aceptada sin mayores reclamos.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.