Reorganización administrativa

"MES: DICIEMBRE"

Decidí realizar modificaciones importantes en el aparato de gobierno, como se pone de manifiesto en la Ley Orgánica de la Administración Pública. Mi intención es reorganizar el gobierno federal para hacerlo más eficiente; también deseo adelgazar la administración, pues el burocratismo tiene un alto costo para la sociedad. Ello explica que haya eliminado organismos autónomos como el SAM, Coplamar y la Coordinación General de Proyectos de Desarrollo, que corresponden a un fenómeno muy especial. Tanto el SAM como la Coordinación de Proyectos estuvieron muy influidos por la relación personal de López Portillo con quienes los dirigieron.

López Portillo conformó su grupo de asesores con quienes él llamaba “sus muchachos” para que generaran proyectos. Les dio cuerda y de ahí surgió el SAM. La Coordinación de Proyectos se creó como resultado de su amistad con Moctezuma, y tal vez del deseo de compensarlo por haberlo removido de la Secretaría de Hacienda cuando quitó a Tello de la SPP. Independientemente del origen de esos organismos, y del hecho de que ello les diera un matiz especial, en lo personal soy muy poco creyente en este tipo de mecanismos. Los organismos autónomos nunca se institucionalizan, nunca penetran realmente en la sociedad. Creo más conveniente centrar mi esfuerzo en mejorar las instituciones ya existentes.

Sólo una Secretaría es creación mía, la Contraloría General de la Federación. Originalmente pensé en formar un departamento; pero Rojas me dijo que prefería que le diera el título de secretaría para tener más peso político, y estuve de acuerdo. De alguna manera entiendo que en el fondo es una cosa psicológica; no necesariamente implica que podrá ampliarse o tener más personal que un departamento. De hecho, es lo mismo una secretaría que un departamento; todo depende de la concepción y, sobre todo, de la disciplina con que se manejen las cosas.

En el caso de la Reforma Agraria, no fue el hecho de que se hubiese convertido en secretaría lo que propició que aumentara tanto en personal y funciones, sino que en aquella época, Echeverría, con el concepto de la reforma agraria integral, le brindó a su amigo Augusto Gómez Villanueva otras opciones, otras posibilidades en esa dependencia. Éstas, a la larga, se han entremezclado con las funciones de la Secretaría de Agricultura.

En lo que se refiere a estas dos secretarías, yo he señalado con gran claridad las diferencias: la Reforma Agraria tiene por objeto la organización jurídica y política de los campesinos y de la tierra, y la de Agricultura y Recursos Hidráulicos debe organizarse para la producción en el campo. También los departamentos de Turismo y Pesca fueron transformados en secretarías; otro tanto se podría decir de ellos.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.