Iniciativas de ley: aumento del IVA y economía mixta

"MES: DICIEMBRE"

Las iniciativas de ley que mandé al Congreso fueron organizadas para darle al conjunto un sentido de paquete. Éste incluyó movimientos como el derecho a la salud o el referente al calendario electoral, que significaron una estrategia para distraer. En el centro del paquete iban las cuestiones fundamentales. El ajuste económico propuesto busca aumentar el ingreso, al incrementar la tasa del IVA de 10 a 15% e imponer una sobretasa de 10% al impuesto sobre la renta de las personas físicas para los causantes cuyo ingreso excediera un monto equivalente a cinco veces el salario mínimo, y disminuir el gasto, lo cual permitirá afrontar los problemas de coyuntura. Las reformas constitucionales en materia económica tuvieron por objeto definir con mayor precisión nuestro sistema alrededor de los principios de rectoría del Estado, economía mixta y planeación democrática. El objetivo fue dar certidumbre y modernizar los textos.

La ley sobre el daño moral provocó numerosas críticas entre periodistas y escritores, quienes afirmaron que atentaba contra la libertad de expresión. Le pusieron como sobrenombre “Ley Mordaza”. La prensa perdió interés en hechos de mayor trascendencia —como la devaluación del peso en 100%— para concentrar su esfuerzo en la petición de que esta ley no fuera ratificada por el Senado. Considero que la reacción de los periodistas se debe a que veían afectados sus ingresos económicos al no poderse dedicar, como ocurría con frecuencia, a la extorsión.

Sin embargo, la importancia de esta campaña periodística radicó en el hecho de que se distorsionó la información a fin de extender la crítica a todo el paquete legislativo. Para lograr su objetivo, los periodistas torcieron entrevistas, como la realizada con Fidel Velázquez, a fin de mostrar que grupos importantes de la sociedad no apoyaban las medidas tomadas por mi gobierno. Concretamente, hablaron de un supuesto condicionamiento del apoyo del sector obrero. El origen de esta afirmación falsa se encuentra en el deseo tanto de los periodistas de desacreditar las medidas propuestas en el paquete legislativo, como de ciertos grupos de izquierda de que esto ocurriera. Este autoengaño de la prensa puede ser aprovechado por los líderes de la CTM para fortalecer su imagen entre sus bases, aun sabiendo que la información es inexacta.

La sobrerreacción ante el proyecto de Ley sobre Daño Moral sirvió como bola de humo, distrayendo la atención de la opinión pública de las medidas graves que estábamos tomando. El circo fue tan grande que aun el diputado priista Amador Toca Cangas sostuvo una postura contraria a la del gobierno. La explicación es, simplemente, que Toca Cangas se alocó. No se aguantó las ganas de hablar. Lo mismo ocurrió con Hugo Margáin y Gonzalo Martínez Corbalá. Habrá que cuidarlos.

Las múltiples reacciones a las iniciativas presentadas obligan a reconocer que no estaban tan pulidas como sería de desearse, pero la premura impidió una consulta más amplia. Preferí lanzar el paquete, aceptando la posibilidad de que fuese modificado, a detenerlo por temor a ello. La crisis exige actuar con rapidez. Atendí a las consecuencias que esto tuvo en la opinión pública, así como a la presión de las fuerzas reales del PRI, y decidí ceder en aspectos menores para lograr la aceptación de aquellos verdaderamente importantes. Me abrí para no dejar lastimaduras, pero los aspectos principales se mantuvieron. Considero que esta transacción fue buena, ya que promovió el juego de poderes y mostró una actitud negociadora del gobierno.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.