Uramex: divisiones en el sindicato

"MES: FEBRERO"

El 17 de febrero, la Secretaría del Trabajo ratificó a Arturo Whaley como secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del SUTIN, lo que fortaleció su posición.

Éste fue el epílogo de un movimiento iniciado en su contra desde el 23 de enero, cuando los integrantes de las secciones 2 y 8 del SUTIN decidieron, en asamblea, revocar el mandato del CEN que preside Whaley y nombrar como nuevo secretario a David Bahena.

El 26 de enero, Whaley dio a conocer los fundamentos legales que invalidan su destitución. El sábado 28, con el apoyo del Congreso del Trabajo y la solidaridad de 73 organizaciones independientes, Arturo Whaley fue ratificado en la dirigencia del CEN del SUTIN.

Este asunto hizo que el problema de Uramex y el SUTIN volviera a captar la atención del público, que estaba a la expectativa desde finales de diciembre, cuando la Cámara de Diputados hizo un llamado para que las partes involucradas resolvieran sus diferencias.

Por otro lado, el 8 de febrero concluyó el plazo de seis meses que Escofet había dado para reabrir la empresa y, lejos de que esto ocurriera, el SUTIN denunció a la prensa, el 14 de febrero, el desmantelamiento de que estaban siendo objeto las plantas de Uramex en Chihuahua y Hermosillo. El día 13 protestó por lo mismo, pero en San Luis Potosí. Los equipos se llevaron a la Comisión de Fomento Minero.

En el fondo, lo que nos impide resolver el problema de Uramex es que no podemos cerrar la empresa sin modificar la ley que la estableció. Habíamos preparado la situación y tomado la decisión de que esto entrara al final del último periodo legislativo, pero Fidel Velázquez nos indicó que diciembre estaba ya muy cargado y que no creía conveniente tocar el asunto en el Congreso de la Unión.

Además de la ley que ha dado vida a Uramex, hay que cuidar ciertos obstáculos técnicos. No creo que la explotación de un mineral deba ser hecha por una sola entidad, sino que cada yacimiento debe atenderse de manera aislada. La explotación del uranio puede quedar, en todo caso, en el Consejo de Recursos No Renovables, y su procesamiento puede realizarse por la Comisión de Fomento Minero o por una comisión de seguridad que existe en materia nuclear.

El problema está en que de la transformación del uranio se apoderó un grupo que es foco de agitación política general. Su posición consiste en decirnos: “Ustedes hacen política desde los sindicatos, ¿por qué nosotros no?”. Pero nosotros somos quienes decidimos a quién se estimula para que desarrolle la actividad política y a quién se desestimula.

El SUTIN es inaceptable para el gobierno, porque se ha mezclado sistemáticamente con grupos que buscan la desestabilización del país. Sus acciones se salen de todo cauce ortodoxo. Gershenson, en particular, es especialista en explosivos y, como tal, estuvo en la cárcel.

Ahora sólo estoy esperando el momento oportuno para ejecutar una decisión tomada. Ya me están haciendo un estudio para ver cómo podemos resolver los obstáculos del caso. Por lo pronto, se ha ido indemnizando a los trabajadores y solamente quedan en el SUTIN cerca de 500 personas. Así que numéricamente no es un problema importante, aunque es de esos casos que la izquierda mantiene como bandera contra el gobierno.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.