Problemas estructurales en abasto de productos básicos

"MES: FEBRERO"

El sábado 11 de febrero, en una asamblea a la que asistieron 18 000 tablajeros, éstos acordaron realizar un paro de cuatro días a partir del lunes 13.

Todavía no tengo un diagnóstico de cuál es el fondo del problema que llevó a los expendios de carne a un paro. Por lo visto, existe tanto una baja en la producción ganadera como un aumento de sus exportaciones propiciada por el tipo de cambio actual. Además, la distribución de la carne es ineficiente y obsoleta.

El alza de precios se tradujo en una baja del consumo que puso en crisis a los tablajeros, quienes quieren resolver el problema pidiendo que el gobierno controle el precio de la carne. Esta solución es simplista, pues sólo conduciría a una mayor baja en la producción.

Lo que hay que hacer es reconocer que la estructura distributiva de la carne en el país es ineficiente, y que éste no es un problema de coyuntura. Es necesario aceptar que mientras hubo auge, hubo dinero para todos, aun para las carnicerías de barrio, pero ahora que estamos en una etapa de crisis, están saliendo a la luz vicios estructurales.

Lo mismo se debe decir de la tortilla. Necesariamente debemos caminar hacia su harinización, pues el sistema de nixtamal es también obsoleto. Tenemos que orientarnos a una producción industrial, si queremos ser eficientes.

Yo había pedido que se hiciera un estudio, con objeto de identificar qué aprovechamiento es el más adecuado para el subsidio que se da a este producto básico, pues la Conasupo ha tenido mucho éxito con el programa de leche rehidratada que vende en sus tiendas. En ese caso, el subsidio llega a quien realmente lo necesita.

En fin, me presentaron un primer proyecto en el que inmediatamente vi bemoles, así que pedí un segundo estudio. Fue entonces cuando Jorge de la Vega, quien dirige la Comisión Nacional Alimentaria, se entrevistó con un grupo de senadores. Al dar respuesta a preguntas directas, habló de la posibilidad de fijar un doble precio para la tortilla, lo que dio motivo a tantas críticas y caricaturas.

Hay que reconocer que el problema es de fondo y es grave. El intermediarismo excesivo prospera por la falta de medios de acopio, por las necesidades y carencias de productores pequeños, por el acaparamiento de los pocos y mal organizados mercados de mayoreo y, en general, por la falta de información sobre qué productos se necesitan y en dónde.

Tenemos que avanzar en la conformación de un mercado nacional moderno. Para ello, debemos promover acciones concretas para crear más centros de acopio, más terminales rurales de carga y más mercados de mayoreo y menudeo.

 
.:: Miguel de la Madrid Hurtado: Cambio de Rumbo ::.